Los participantes examinaron avances y lo que aún falta por alcanzar en materia medioambiental.

Por Ricardo R. González

Un grupo de organismos e instituciones que sobresalen por sus contribuciones a la gestión ambiental villaclareña recibieron el reconocimiento por parte de la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) en el territorio.

Este primer momento recayó en el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Planificación Física,, AZCUBA, Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, Sectorial de Salud, la delegación de Ciencia, y el Grupo Provincial de Riego.

El encuentro propició una especie de Rendición de Cuenta de lo realizado por cada uno en el cumplimiento de sus estrategias y de lo que falta por alcanzar.

AZCUBA abordó el trabajo con diagnósticos ambientales, provincia que los concluyó a nivel nacional, y sigue inmerso en la construcción de algunos canales de riego y drenaje.

Respecto a la Tarea Vida se manifiestan las afectaciones de salinidad en la costa norte, la existencia de 35 focos contaminantes en la empresa, y el consumo de agua durante la zafra, sin contar con la obsolescencia que acompaña al proceso industrial, aunque quedan pendientes los permisos de vertimiento.

En el caso de los estudios de Peligro, Vulnerabilidad y Riesgo (PVR) la provincia avanza en su trabajo consolidado que incluye tecnologías para facilitar las acciones vinculadas al estudio y comportamiento del coronavirus y el dengue, a la vez que prosiguen las acciones en torno a la actualización de los PVR por intensas lluvias.

Recursos Hidráulicos entre los organismos reconocidos.

Tampoco se le da la espalda a otros tipos de contaminantes ejemplificados en los desechos peligrosos, líquidos y sólidos, entre otros.

Dentro del trabajo ambiental de Villa Clara sobresale la recogida de todos los frascos de citostáticos utilizados en el tratamiento del cáncer.

Se encontraban almacenados en grandes cantidades en los hospitales Celestino Hernández Robau, Arnaldo Milián Castro y José Luis Miranda y fueron trasladados hacia un centro con todos los requerimientos en el municipio de Corralillo, sin excluir el cumplimiento de las normas de seguridad en su transportación.

Por otra parte de laguna de oxidación del Combinado Lácteo de Santa Clara recibió su correspondiente limpieza y marcha bien en su finalidad, mientras las plantas de tratamiento de residuales, pertenecientes al Combinado Pesquero de Caibarién (EPICAI), al matadero Lorenzo González, de Sagua la Grande, y a la tenería Patricio Lumumba, de Caibarién, aparecen en fase inicial.

Por su parte, la delegación de Recursos Hidráulicos en la provincia confirmó que, hasta el cierre de marzo, existían 950 focos contaminantes, 940 correspondientes a aguas superficiales y subterráneas.

También puede ver este material en:                        

https://ricardosoy.wordpress.com/

https://twitter.com/riciber91