20140101155300-34752.jpg

Por Ricardo R. González    

Este constituye uno de los mayores saldos del Programa de Atención Materno-Infantil (PAMI) en la provincia que cierra el año con una tasa de mortalidad infantil, preliminar, de 3,9 por mil nacidos para resultar la tercera más baja de toda la historia en los últimos 14 años.

Suman 21 infantes fallecidos menos que en 2012, y los ocurridos obedecen a las afecciones perinatales (asociadas a enfermedades del embarazo), y a otras causas imposibles de prevenir.

Municipios como Corralillo, Sagua la Grande y Quemado de Güines despiden 2013 sin decesos en menores de un año, con destaque para este último territorio que mantiene el invicto durante cuatro años consecutivos.

También el Plan Turquino exhibe idéntico indicador en igual tiempo, mientras el área de Bamburanao concluye estos 12 meses con idéntica sonrisa a la vida.

Para el doctor Justo Rodríguez López, al frente del PAMI en la provincia, resulta notorio que Villa Clara logre los mejores resultados integrales en indicadores relevantes como la mortalidad preescolar, escolar, y sobre todo en la reducción del bajo peso al nacer que cierra con registros sin precedentes de 3,8 %.

La provincia concluye con 7 mil 883 nacimientos, cifra que se incrementa discretamente respecto al año precedente, pero aparece una muerte materna debido a una enfermedad de difícil previsión.

Un rasgo distintivo lo constituye el tratamiento a 2 mil 502 parejas infértiles; de las cuales,103 han logrado el embarazo.

De acuerdo a las valoraciones de Rodríguez López el trabajo integral cohesionado permite dichos logros a partir de la labor de los médicos y enfermeras de la familia y la atención primaria en Salud. A ello se integra las maternidades de Santa Clara, Placetas, Remedios y Sagua la Grande, y a la colaboración de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital universitario Arnaldo Milián Castro en la atención a las embarazadas en estado crítico.

No menos importante las consultas de riesgo preconcepcional, los programas de genética dirigidos a la detección precoz de malformaciones congénitas, y la aplicación de suplementos nutricionales a fin de evitar la anemia en las gestantes e infantes.

Impacta de forma satisfactoria la cirugía neonatal del hospital pediátrico universitario José Luis Miranda, así como la sala de terapia intensiva de dicha institución, y el servicio de cuidados especiales del ginecobstétrico Mariana Grajales, también con resultados excepcionales.

Durante el último decenio la provincia acumula las siguientes tasas: 2003 (5,9), 2004 (4,6), 2005 (4,2), 2006 (4,6), 2007 (5,5), 2008 (3,3), 2009 (4,4), 2010 (2,5), 2011 (5,7), y 2012 (4,8).

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza