20120301121449-frankc.jpg

Por Ricardo R. González

Foto: Carlos Rodríguez Torres

Deténgase en esta cifra: Según estimados de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la cifra de diabéticos en el Orbe superará los 440 millones para el 2030, mas ya en Cuba unos 454 mil cubanos conviven con la Diabetes Mellitus, lo que representa entre el 15 y el 20 % de la población, ante una pandemia motivada por el descontrol metabólico de la glucosa en sangre que impone la educación rigurosa en el paciente y sus familiares.

El diálogo con el doctor Francisco Carvajal Martínez, presidente de la Sociedad Cubana de Endocrinología, deja claro que la DM exige cambios en los estilos de vida, y uno de los métodos más aconsejables es el de caminar de 30 a 40 minutos diarios.

En el caso del archipiélago incide, fundamentalmente, del tipo II (no requiere insulina) y aparece después de la pubertad, pero resulta significativo que no escapa a la evolución sin síntomas y de manera enmascarada.

El paciente no conoce que está enfermo, y lo más peligroso consiste en que la afección influye de forma notoria en la aparición de la enfermedad renal crónica, por lo que impera la prevención para no llegar a esta.

Mientras, el archipiélago suma unos mil enfermos menores de 15 años lo que llama la atención como gran problemática para la familia y la sociedad.

—¿Cuál es el panorama actual de la enfermedad en Cuba?

La diabetes se produce por el mal funcionamiento del páncreas y de la insulina por los tejidos. En el adulto está asociada a la obesidad, a estilos incorrectos de vida, sedentarismo, malos patrones alimentarios, y esto hace que la diabetes aumente cada vez más. Tampoco se pueden obviar los factores genéticos e inmunológicos.

En el diabético adulto hay que disminuir el paso, hacer ejercicios físicos, y dimensionar los conceptos educativos y de salud.

Habrá que insistir en el detalle preventivo desde que se piensa en la concepción. Muchos creen que un niño hermoso es aquel gordito, y después ese gordito tiene la insulina elevada, y está muy vinculado con el síndrome metabólico, y a la postre debuta en diabético.

— ¿Es cierto que el estrés figura entre los factores que inciden sobre la diabetes?

Guarda cierta relación combinado con el resto de los factores.

— ¿Cuándo se considera que una persona es diabética?

A partir de que reporte siete o más milimoles por litro de sangre.

— ¿Y en cuánto al Benedit?

— Para esta prueba la persona debe miccionar entre las cuatro y las cinco de la madrugada a fin de vaciar su vejiga y recoger, entre las siete y las ocho de la mañana, la muestra de orina a analizar a fin de que resulte efectivo.

Un paciente que presente una glucemia por encima de 10 puede darle diferentes tonalidades de verdes. Cuando llega a 13 aparece un color amarillo, y ya un rojo ladrillo resulta alarmante pues supera los 13 milimoles por litro.

— ¿Puede hablarse de disciplina de realización?

— Puede hacerse al amanecer, y después sin momento fijo dejando siempre un intervalo de dos a tres horas entre un examen y otro.

— ¿Sigue siendo la DM una enfermedad enmascarada y silenciosa?

— Es junto a la obesidad como un gran iceberg. Vemos muchos puntos, y a ellos se suman las muy de moda comidas chatarras de preparación rápida.

Es representativa la ceguera, otra la enfermedad renal crónica, y las amputaciones.

Hoy se puede hacer un diagnóstico precoz con la microalbuminuria.

— Heberprot-p ¿abre las puertas para el pie diabético?

— En efecto, y con muy prometedores resultados ante este producto único destinado a úlceras del pie diabético.

El fármaco, desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), bajo el prisma comercial de Heber Biotec S.A, de la capital cubana, utiliza como base el factor de crecimiento humano recombinante (FCHrec), y es empleado luego de los correspondientes estudios e investigaciones que cumplimentaron cada fase de manera satisfactoria.

— Si bien el paciente lo recibe de manera gratuita en la práctica es sumamente costoso…

— Cada bulbo de 0,25 mg, le cuesta al Estado 259 pesos con 70 centavos, mientras el de 0,75 mg demanda 779 pesos y 10 centavos.

De esta manera se evitan en un gran por ciento las amputaciones de miembros inferiores, y mejora la calidad de vida de los enfermos.

— Cuba trabaja con nuevas insulinas…

— Cierto. Aun no hay aspectos mágicos, pero ya la reciben unos 300 niños de todo el país con las llamadas insulinas ultrarrápidas que posibilitan respuestas más ágiles hacia el organismo, en lo que constituye una novedad dentro del panorama de la diabetes mellitus (DM).

Ellos manifiestan muy buenos saldos, y constituye uno de los productos más caros, pues la insulina es de alto precio en el mundo, mientras aquí es subvencionada por el Estado y cuesta solo un peso cubano.

— Según sus valoraciones ¿la percepción de riesgo alcanza verdadera dimensión?

Todavía es mínima y los consultorios deben incentivar las pesquisas tempranas. Por suerte casi todas las provincias del país, excepto Matanzas y la Isla de la Juventud, cuentan con su Centro de Atención y Educación al Paciente Diabético (CAED) que hace 15 años no teníamos.

— ¿En que nivel se situaría las defunciones por DM en el archipiélago?

Al aumentar la población aumenta un poco las defunciones. Vale aclarar que los pacientes no mueren por complicaciones agudas, pues han pasado muchos años sin que un niño o adolescente diabético muera en un hospital.

Sentimos que lo estamos haciendo por la vida. Cualquier adulto y niño diabético que no fallezca, que no es amputado, o no se nos hace ciego y se pueda llevar a una notoria calidad de vida para él y la familia es un logro.

— Respecto a los métodos dialíticos…

Más del 50 % de los casos llegan a las hemodiálisis cuando ya la dolencia avanza hacia un cuadro de mayor complejidad, y un número de enfermos aguarda por las posibilidades de un transplante renal cuya praxis depende de múltiples factores, entre ellos la compatibilidad del órgano donado y las características de su receptor.

— Y si nos detenemos en costos…

Cada riñón artificial está valorado en 17 mil 500 dólares, pero un paciente sometido a métodos dialíticos en otros países debe pagar entre 35 mil y 40 mil dólares anuales, en dependencia del rango institucional donde realicen los procederes y del área geográfica en que está ubicada.

— En torno a las complicaciones ¿precise las más importantes?

— La enfermedad renal crónica y la retinopatía diabética que aflora en aquel paciente con mal control metabólico, pero a veces cuando lo diagnosticas ya tiene lesiones, lo que demuestra que estuvo mucho tiempo con el azúcar alta, y desconocía que era diabético.

— El panorama internacional en torno a la DM es verdaderamente alarmante ¿Cuáles son los retos para tratar de modificar este panorama?

El primero recae sobre la educación familiar para evitar ese niño o niña gordito que redunda en un posible diabético.

Otro detalle importante es lograr el control metabólico a través de una alimentación adecuada, de ejercicios. De no permanecer tantas horas sentados tras las trampas tendidas por las computadores, los videos juegos, y la pasividad que envuelve a esa vida sedentaria.  

Por todo ello se impone la necesidad de un diagnóstico temprano mediante la pesquisa activa, pues no cabe duda que mientras más exploramos más diabéticos vamos a encontrar.

— Mayo le traerá un importante Congreso al país. ¿Existen ya elementos preliminares?

— En efecto, tendremos, del  7 al 11 de mayo, el Congreso Panamericano de Endocrinología en el Palacio de las Convenciones. Esperamos de mil a mil 200 participantes con una gran asistencia de foráneos, y entre los temas a debatir se incluye la experiencia cubana con el Herberprot P.