20110604143619-jornada.jpg

El Doctor en Ciencias Agustín Lage Dávila, director del Centro de Ingeniería Molecular del Polo Científico de La Habana, durante la apertura del evento (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Aseveraciones de la III Jornada Territorial de Oncología y I de Enfermería Oncológica, con sede en Villa Clara.

Por Ricardo R. González

De escuchar solo el vocablo cáncer se estremece la anatomía y cambia la vida familiar; sin embargo, más del 40 % de las neoplasias son previsibles, y cada vez más la esperanza de vida tiende al incremento.

Una de las realidades prometedoras escuchadas, la víspera, durante la conferencia magistral del Doctor en Ciencias Agustín Lage Dávila, director del Centro de Ingeniería Molecular del Polo Científico de La Habana, al inaugurar la III Jornada Territorial de Oncología y I de Enfermería Oncológica, con sede en Villa Clara.

Opuesto a hablar de cáncer en fase terminal, y partidario de que el proceso aun avanzado se va transformado en una «enfermedad crónica», el destacado científico subrayó que el 40 % de la biotecnología mundial está en función del tratamiento del cáncer.

Cuba ya exhibe la vacuna EGF para determinadas neoplasias de pulmón, junto a otros cuatro productos, al tiempo que están en desarrollo cuatro anticuerpos monoclonales, y un grupo de vacunas, además del cambio necesario en el manejo del concepto de los tumores.

Según las tasas de mortalidad el 83 % de las defunciones en el país responden a enfermedades cardíacas, con el 35 %. Le siguen el cáncer (34%), las cerebrovasculares (14 %), afecciones respiratorias (10 %), y los accidentes, con el 7 %, aunque cada vez más aportan, entre todas, mayor cantidad de años de vida perdidos.

A pesar de que los procesos malignos constituyen la segunda causa de decesos en el archipiélago (y en algunas provincias ya ocupan la primacía), gracias al potencial humano y al desarrollo científico puede hablarse de que el 70 % de las leucemias linfoblásticas agudas en niños villaclareños son curables, mientras hasta la fecha se han practicado más de 32 trasplantes de médula ósea a fin de mejorar la calidad de vida del enfermo.

En el evento participa un centenar de delegados de las provincias centrales, y prestigiosos especialistas de la capital cubana que defienden 135 trabajos entre conferencias, temas libres y pósters.

Interesante resultó la mesa redonda Avances terapéuticos en el cáncer de cuello y cabeza, presentada por la doctora Esther Lucía de Armas Ramírez, y un grupo de especialistas que integran las consultas multidisciplinarias de los hospitales Celestino Hernández Robau y Arnaldo Milián Castro.

No menos importante las temáticas relacionadas con las intervenciones educativas del cáncer de mamas que, a pesar de tener causas desconocidas, se atribuye, presuntamente, a procesos hormonales femeninos, a los antecedentes familiares, comienzos tempranos de menstruación y menopausia tardía, o a la incidencia de otros episodios malignos en endometrio u ovarios, entre otros.

Este sábado será la clausura de las sesiones en la Universidad Médica, y entre las notas destacadas aparecen la condición de Villa Clara como provincia destacada en las acciones y tratamiento del cáncer durante el último quinquenio, y la participación del personal de enfermería, la presencia de los municipios, y sobre todo de la atención primaria en Salud en las muestras presentadas al evento.

Algo común envuelve a todos. Habrá que detenerse en la necesaria pesquisa precoz en aras de la cura, sin olvidar la prevención, pues con solo reducir el mal hábito de fumar a un 19 % tendríamos mil 600 fallecidos menos por cáncer de pulmón, por citar un ejemplo.