Por Ricardo R. González

Villa Clara asume los programas por el Día Mundial de Lucha contra la Lepra con el precepto básico de que la enfermedad cura con tratamiento oportuno, a la vez que deja de ocasionar deformidades y discapacidades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) convoca a las acciones para el domingo 26 de enero con el lema: Estigma y derechos humanos para las personas afectadas por la lepra, a partir de que en muchos países la discriminación hacia los pacientes obstaculiza el diagnóstico precoz.

Causada por un bacilo específico, la afección se multiplica lentamente y el período de incubación puede alcanzar hasta cinco años con manifestaciones en la piel, en las vías respiratorias altas, los ojos y los nervios periféricos.

Ello conlleva a determinadas alteraciones en la sensibilidad de las manos, los pies y la cara, aunque los primeros signos refieren manchas pálidas en la piel o entumecimiento en los dedos de manos y pies.

Mediante el tracto respiratorio superior se trasmite la enfermedad a partir de una persona no tratada a otra, y con un contacto directo y frecuente. Nadie puede contagiarse luego de un simple vínculo con alguien portador de lepra.

De acuerdo con informes de la OMS más de 210 mil individuos son diagnosticados con la afección en cada año transcurrido, mientras que en Cuba no constituye un problema de salud desde 1993, a pesar de que se notifican unos 200 casos nuevos anuales.

La atención primaria de Salud garantiza el tratamiento gratuito, el seguimiento a los enfermos y el control de sus contactos, como parte de las estrategias del programa nacional de lepra para interrumpir su trasmisión.

Como parte de este mundo el país se une a los esfuerzos para acelerar las acciones hacia un mundo sin lepra.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91