20220428150827-foto-1.jpg

Por Ricardo R. González

Fotos: cortesía CMP e internet

El comportamiento de las temperaturas, de las lluvias, los vientos y la humedad relativa no quedan en simples reportes cotidianos porque sustentan el Boletín de Vigilancia Climática como parte de la labor del grupo de clima, perteneciente al Centro Meteorológico Provincial (CMP).

Unido a otros proyectos y servicios, este sistema de seguimiento climático proporciona a los usuarios la información a partir de las anomalías meteorológicas, así como la emisión de avisos dirigidos a su público en lo referente al estado del clima.

Los datos recopilados permiten conocer el comportamiento de las variables al término de cada mes y compararlos a partir de los registros de las estaciones climáticas acumulados desde 1977 hasta la fecha y de acuerdo con la norma establecida a partir de 1980 a 2010.

La información generada por las cinco estaciones meteorológicas llega al CMP cada tres horas de manera ininterrumpida y en tiempo normal, mientras que ante fenómenos meteorológicos extremos se emiten a cada hora. Entre estos se incluye la sequía, las olas de calor, inundaciones, lluvias intensas y fuertes vientos.

En caso de anomalías meteorológicas adversas el grupo emite notas de alerta y avisos dirigidos a decisores y productores involucrados, mediante los canales y vías identificadas al efecto.

Cada trabajo forma parte del sistema nacional integrado para la vigilancia, alerta temprana y pronóstico de la sequía junto a otros fenómenos peligrosos relacionados con el tiempo, el clima y la agrometeorología que encuentran su expresión en cada municipio y provincia del país a partir de los datos ofrecidos por la red del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) y las estaciones meteorológicas.

Ello posibilita la confección del Boletín Agrometeorológico Decenal que resume lo acontecido en las estaciones, así como las perspectivas en esta rama para los próximos diez días, y la inclusión de lo que avizora la sequía meteorológica y agrícola a corto, mediano y largo plazo en torno a cada territorio de la provincia.  

Con un alcance integrador se logra el pronóstico de la ocurrencia de incendios forestales, de incidencia del moho azul en el tabaco, del tizón tardío en los cultivos de la papa y el tomate, entre otros objetivos.

De sumo interés, además, los estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgos asociados a los desbalances hidrometeorológicos, sin descartar las predicciones climáticas vinculadas a las temperaturas y las precipitaciones con tres meses de antelación.

El grupo villaclareño de clima participa en proyectos nacionales e internacionales representados en Proact, dirigido al fortalecimiento de la resiliencia comunitaria en la seguridad alimentaria y nutricional, el de Clima Urbano, Predicciones Climáticas y el de Resiliencia Costera.

PIE DE FOTOS

1.- El grupo de clima, del Centro Meteorológico Provincial, elabora el Boletín de Vigilancia Climática con la actualización de las variables que pueden afectar.

2.- El seguimiento a la sequía no escapa de las valoraciones.

3.- Inundaciones, uno de los fenómenos meteorológicos extremos.

4.- De igual forma están consideradas las fuertes lluvias.

5.- Ni escapan de las adversidades extremas los fuertes vientos que traen los ciclones y huracanes.

También puede ver este material en:

https://ricardosoy.wordpress.com

https twitter.com/riciber91