Por Ricardo R. González

Foto: Carlos Rodríguez Torres

Una de las modalidades incorporadas a la cartera del hospital pediátrico docente José Luis Miranda, de Villa Clara, es la concerniente al tratamiento de aquellos infantes que, por determinadas causas, presentan retraso en su crecimiento.

Lo explica el Dr. Jesús Sánchez Pérez, director de la institución, quien la incluye entre las acciones asociadas al aniversario 60 del centro, el venidero 25 de junio.

«Se trata —dijo— de un tratamiento sustitutivo de las hormonas del crecimiento (HC) que antiguamente se realizaba solo en el Instituto de Endocrinología, de la capital cubana, y que ya existe en el centro y el oriente del país».

Son niños de baja talla atribuible a un trastorno relacionado con la disminución de la HC, por lo que se requiere el estudio exhaustivo del caso a fin de determinar en cuáles se puede aplicar y en quienes no.

«Existen varios indicadores que no llevan estas hormonas, y se describe como un pequeño de baja estatura aquel que tiene niveles menores al promedio en correspondencia a su edad y sexo».

La HC constituye una sustancia corporal que ayuda al debido crecimiento y desarrollo, a partir de su procesamiento en la glándula hipófisis ubicada en la base del cerebro.

Cabe señalar que existen niños que pueden tener retraso en el crecimiento sin poseer una baja estatura. De aquí el examen requerido por parte de los especialistas.

Según estudios otros de los síntomas y signos que pueden predecir la deficiencia de la hormona son tener una voz muy aguda y un cabello demasiado fino, la tardía aparición de la dentición, una pubertad lenta o demorada, y parecer mucho más joven comparado con otros niños de la misma edad, por citar algunas.

También puede ver este material en:                        

https://ricardosoy.wordpress.com/

https://twitter.com/riciber91