20110803134518-caibarien5.jpg

Por Ricardo R. González

Un trabajo consecuente para disminuir los efectos contaminantes realizó la Empresa Pesquera Industrial de Caibarién (EPICAI) que desde 2009 figura entre las entidades protectoras del medio ambiente en Villa Clara.

No fue por el accionar de un día ni de un mes, si no un empeño escalonado que requirió de una estrategia encaminada al logro de producciones más limpias durante todo su proceso.

De esta forma la grasa de la langosta, que antes constituía uno de los principales residuales, es utilizada en otros renglones que revierten en ganancias para la institución.

Tanto la planta procesadora de langosta como la de pescado experimentan una marcada reducción de sus contaminantes. En etapas precedentes eran vertidos al mar ante las limitantes de financiamiento destinado a la planta de tratamiento de residuales.

La labor en función del entorno incluye la capacitación a los pescadores que navegan por zonas reguladas de pesca a fin de evitar conductas que atenten contra la reproducción de las especies.

EPICAI cuenta con el distintivo de gestión de la calidad en sus producciones dirigidas al mercado internacional, y está certificada en el cumplimiento de las normas de seguridad y salud en el trabajo.