20201211143912-foto-1.jpg

El Grupo Temporal de Enfrentamiento a la COVID-19 vuelve a insistir en el cumplimiento de la responsabilidad individual y familiar para continuar en la etapa de nueva normalidad, situación que peligra para Villa Clara.

Por Ricardo R. González

Avanza diciembre y la situación epidemiológica villaclareña se torna difícil a partir del ascenso de casos de coronavirus reportados a diario.

Durante la videoconferencia con cada municipio, conducida por el Grupo Temporal de Enfrentamiento a la COVID-19, aparecen seis nuevos positivos en este viernes, uno de ellos pertenece al municipio de Camajuaní y cinco a Placetas, por lo que este último territorio tendrá que seguir muy de cerca su situación a tenor del incremento mantenido.

De acuerdo con informes de la Dra. Belkys Lorenzo González, vicedirectora de Salud en la provincia, además de la Villa de los Laureles también presentan tasas elevadas Manicaragua, Camajuaní, Santa Clara y Santo Domingo en donde culmina la cuarentena a la que estaba sometida la demarcación de Puerto Escondido luego de concluir el tiempo establecido sin registros de otras incidencias.

Villa Clara mantiene 28 controles de focos en nueve de sus municipios, mientras se vigilan 1661 arribados a través de la atención primaria y de los equipos provinciales a fin de evitar la propagación del virus.

Las últimas pesquisas realizadas en las comunidades arrojaron 301 pacientes con sintomatología; de ellos, diez ingresados como casos sospechosos.

Mucho se ha hablado, pero resulta evidente las fisuras en el cumplimiento de los protocolos establecidos y en la responsabilidad individual y familiar.

Tanto Osnay Miguel Colina Rodríguez, integrante del Buró Provincial del Partido, y Alberto López Díaz, Gobernador del territorio, fueron muy claros al llamar, una vez más, al comportamiento de los viajeros en una provincia que sobrepasa, hasta el momento, la cifra de 2000.

Las próximas festividades por el fin de año incrementarán el arribo, pero también las probabilidades de elevar los contagios ante un panorama en el que se han comprobado violaciones e indisciplinas por parte de algunos foráneos y de las familias que lo acogen debido al incumplimiento de las normas, a los movimientos indebidos por calles y establecimientos, sin descartar el uso incorrecto del nasobuco, y las visitas de allegados.

Vuelve a reiterarse que mientras no llegue la confirmación de resultados del segundo PCR impera el aislamiento domiciliario, por lo que corresponde cumplir el rigor de las reglas sanitarias tanto por familiares y vecinos. Será obligación la visita diaria de los médicos y enfermeras de la familia del área y del grupo básico de trabajo a la totalidad de los visitantes como aspecto que no marcha satisfactoriamente, sin dejar de cumplir las recomendaciones de protección establecidas para el personal de Salud.

De persistir las irregularidades Villa Clara pudiera abandonar la etapa de nueva normalidad y retroceder a otras fases que conllevaría al cierre de servicios, a paralización de la docencia, y a otras limitaciones ya vividas. En este sentido vale encontrar con urgencia ese eslabón de la responsabilidad que anda medio perdido.

También puede ver este material en:

https://ricardosoy.wordpress.com

https twitter.com/riciber91