Facebook Twitter Google +1     Admin

El susto de Yumilka

20110219134652-foto-1.jpg

En plena evolución Yumilka Díaz, de 27 años, trabajadora de la Base Aérea de Santa Clara, y residente en Caibarién, sonríe y relata algunos de los contratiempos en compañía de su esposo Yandriel Lezcano Albernas.   

Gracias a la medicina villaclareña una joven con 30 semanas de gestación es intervenida por un tumor medular infrecuente, sin contratiempos para la criatura. Los expertos no recuerdan antecedentes similares en la historia de la provincia.

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

El embarazo transcurría bajo absoluta tranquilidad en el debut de Yumilka Díaz Martínez por el mundo de una maternidad deseada. Entre preparativos de canastillas y el clásico dilema de los nombres pasaban los días. De pronto, unos calambres invadieron su anatomía hasta hacerse cada vez más intensos.

Algo raro ocurría. Estaban acompañados de un entumecimiento marcado al punto de impedir la locomoción. «Aquello comenzó con bastante rapidez. No podía aguantar más. Nunca había visto que una embarazada con 30 semanas apenas pudiera caminar por sus propios pies.»

Así lo relata ahora la joven desde la Unidad de Cuidados Especiales del hospital ginecobstétrico Mariana Grajales, de Santa Clara, adonde llegó el lunes 14 de febrero, luego de ser intervenida 72 horas antes en los salones del «Arnaldo Milián Castro» por un equipo de multidisciplinas.

«Pensaba que era algún problema circulatorio. Acudí a mi policlínico de Caibarién, y de allí al Hospital de Remedios. Desde el punto de vista ginecológico no había dificultades. La presión arterial normal, y el resto de los parámetros en orden, pero me remitieron urgente al servicio de Neurología, de la capital provincial, donde prosiguieron los estudios.»

Los síntomas se agudizaban de manera vertiginosa. La carrera del tiempo era decisiva. Tras las valoraciones pertinentes indicaron una resonancia magnética que corroboró la hipótesis inicial de los especialistas de que determinada situación comprimía la médula.

En efecto, un tumor infrecuente constituía el móvil. Y el viernes 11 de febrero era intervenido en la principal institución de la Salud villaclareña.

DESDE EL QUIRÓFANO

Algo novedoso marcaría la historia de Villa Clara porque no se recuerdan antecedentes de este tipo de lesión en una gestante ni tampoco aparecen descritas.

Neurocirujanos y ginecobstetras tuvieron que consultar decisiones a fin de proteger a la madre, y hacer hasta lo imposible para no afectar a la futura descendencia.

Sin ocultar nada hablaron con la paciente. En caso de complicaciones la balanza favorecería solo a Yumilka. Había que jugarse el todo por el todo. Un mutuo acuerdo se hizo dueño del momento.

El proceso requirió de técnicas microquirúrgicas tras apoyarse en una posición inusual a la hora de accionar el bisturí. Lo normal es hacerlo decúbito prono (boca abajo), y hubo que situar a la paciente en variante lateral para evitar sufrimientos fetales.

La operación duró dos horas 30 minutos, y cerca de las 12:00 del día daban el punto final con un feliz desenlace compartido entre la progenitora y su criatura.

Según precisiones del doctor Armando Alemán Rivera, uno de los ejecutores del acto, este tipo de tumor resulta poco común. De cada ocho inherentes al sistema nervioso central (SNC) uno responde a las características medulares, y por suerte el 90 % es benigno.

En Villa Clara no se operan más de cinco en cada año.

EN ESPERA DEL EGRESO

La evolución postquirúrgica avanza satisfactoriamente. Lo corrobora el profesor Alexis Corrales Gutiérrez quien ratifica que en 35 años de ejercicio profesional en la ginecobstetricia no había visto algo similar.

«Al embarazo —dice— se le adjudican creencias populares sin fundamento práctico. Este caso es una prueba, y vale mucho la comunicación entre especialistas a fin de elegir la correcta estrategia quirúrgica.»

En la actualidad los exámenes de ultrasonido realizados a Yumilka demuestran el desarrollo normal del feto, y presuponen que no aparezcan contratiempos posteriores.

— Existen dudas en cuanto a someter a una embarazada a los riesgos anestésicos. ¿Qué hay de cierto?

— La futura criatura los soporta perfectamente siempre que se adopten las medidas como bien ocurrió. Cuando la madre se duerme ocurre idéntico proceso en el feto, que también se aclimata recíprocamente al regreso de la anestesia, y ambos recuperan la normalidad.

Yumilka Díaz sonríe. Le parece una especie de pesadilla iniciada 15 días antes de la operación.

« Me caí en dos o tres oportunidades dentro de la propia casa, y para salir a la calle necesitaba quien me aguantaran, de lo contrario no podía caminar.»

Aprecia su recuperación. Confiesa que cumple los dictámenes médicos al pie de la letra.

«Ya reaparece la sensibilidad en los pies perdida en tiempos atrás, me siento en la cama y en la silla, voy al baño, pero aun no puedo emprender caminatas sola hasta que no me lo indiquen.»  

— ¿Y qué le pides a la vida?  

— Mucha suerte, y seguir con la fuerza de voluntad que creo tener.

Mientras tanto, aguarda por el egreso. Y desde la Villa Blanca tratará de olvidar este susto para tejer sueños infinitos en espera de la bienvenida maternidad.

ESOS TUMORES MEDULARES

— Corresponden a lesiones de las estructuras nerviosas, y son el crecimiento de células dentro o alrededor de la médula y los nervios raquídeos. Existen varios tipos en dependencia del lugar y de la estructura que lo originan.

— Múltiples resultan los signos clínicos. Pueden ocasionar sensaciones anormales, disminución de la sensibilidad particularmente en las piernas, sensación de frío en las extremidades inferiores, en las manos o en los pies.

— Tampoco se descartan dolores de espalda, incontinencia urinaria y fecal, espasmos o contracciones musculares, pérdida de la función muscular, y caídas.

— Estas masas tumorales se desarrollan dentro de la médula (intramedulares), en las membranas (meninges) que cubren la médula espinal (extramedulares - intradurales), y entre las meninges y los huesos de la columna (extradurales).

— A medida que crecen afectan vasos sanguíneos, huesos de la columna, meninges, raíces de los nervios raquídeos, y células de la propia espinal.

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comCarmen Spirt

FABULOSO TRABAJO. FELICIDADES AL AUTOR Y AL EQUIPO MEDICO
CARMEN SPIRT
REPUBLICA DOMINICANA.

Fecha: 20/02/2011 15:13.


gravatar.comCarlos Mohedano

Este artículo os resultó plenamente interesante.
Os felicito Ricardo, y al team médico también.
Carlos Mohedano (España).

Fecha: 20/02/2011 20:17.


gravatar.comRicardo González

Gracias a Carmen y a Carlos por sus respectivos comentarios. Muy estimulantes para seguir.
Afectos.

Fecha: 21/02/2011 07:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next