20150507130547-barcelona-bayern-4-580x437.jpg

Tampoco Rafinha pudo evitar que ese balón de Messi entrase. Foto: Lluis Gene / AFP

El Barça y el Bayern jugaban a los espejos. La posesión del cuero se repartía. El tiempo en el campo de cada uno se repartía. Las situaciones se dividían en las dos áreas (los azulgrana tuvieron las más claras, pero Neuer se agigantó primero frente a Luis Suárez y después contra Dani Alves). Y todo parecía encaminarse hacia un empate técnico.

La diferencia: Messi. Así de simple: dos goles y una asistencia del 10. En tres minutos el argentino enseñó el camino a Berlín a sus compañeros. El primero con un remate desde fuera del área tras una gran recuperación de Alves y el segundo una marca de la casa. Rakitic buscó a La Pulga y el rosarino dejó sentado a Boateng para después picar el balón ante la salida de Neuer. 90 segundos de Messi en llamas bastaron. Y para completar su gran trabajo, el 10 azulgrana armó la contra para que Neymar cierre el partido. El Barcelona derrotó al Bayern 3-0 en el Camp Nou y tiene media semifinal en el bolsillo.

(Con información de El Paìs)

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza