20110826155720-f5207093f4bafcb21c0c017e46b49f6e-m.jpg

El bailarín cubano Carlos Acosta recibirá aquí el próximo lunes el Premio Nacional de Danza 2011, para convertirse, a los 38 años, en el artista más joven en merecerlo.

La gala en su honor, en la sala García Lorca del Gran Teatro habanero, será dirigida por el coreógrafo Alberto Méndez y en ella participarán miembros de la Compañía de Danza Contemporánea y de la agrupación que dirige Santiago Alfonso, y figuras artísticas de renombre.

Formado en las filas del Ballet Nacional de Cuba y exponente de los presupuestos estéticos de la escuela fundada por Alicia, Fernando y Alberto Alonso -de cuyo legado es heredero-, tiene en su haber una rica trayectoria acumulada tanto en su país como en el extranjero.

Mantiene los vínculos con la isla cuya identidad conserva viva. A principios de año recorrió el país en gira devenida diálogo metafórico, desde la danza, con un público que reciprocó con creces su entrega.

Bailarín invitado de prestigiosas agrupaciones internacionales, entre ellas el American Ballet Theatre, el Royal Ballet de Londres y el Kirov, de San Petersburgo, se distingue por su poderío técnico demostrado en papeles como el Basilio, de Don Quijote; y el Solor, de La Bayadera.

Nacido en La Habana en 1973, Acosta ha bailado en las más importantes plazas teatrales del mundo con un repertorio que abarca desde la gran tradición romántico-clásica hasta el lenguaje más contemporáneo.

En 2007 obtuvo el Premio Laurence Olivier por «Tocororo», un espectáculo de su autoría elegido como el mejor presentado en escenarios londinenses un año antes.

Ha integrado el elenco del English National Ballet, del Reino Unido; el Houston Ballet, de Estados Unidos; el Ballet de Santiago de Chile; y el Teresa Carreño, de Venezuela, en estos dos últimos como artista invitado.

Entre los lauros conquistados figuran la Medalla de Oro del Gran Prix de Lausana, Suiza; el de los Jóvenes Artistas de la Fundación Princesa Grace, de Estados Unidos; el Frederic Chopin, de la Corporación Artística Polaca; el Osimodanza, de Italia; y el Gran Premio de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

(Con información de Prensa Latina)