20110812143247-liuba-web.jpg

Con el concierto ofrecido en el teatro La Caridad, de Santa Clara, finalizó la gira de Liuba María Hevia y su grupo por distintos escenarios villaclareños.

Por Ricardo R. González

Foto: Ramón Barreras Valdés

«Cuidado ciudadano, por el parque pasan ángeles»… Así comienza uno de los temas más bellos compuesto por Liuba María Hevia Jorge desde que aquel espacio televisivo Todo el mundo canta trajera a un rostro frágil capaz de susurrarnos al oído y hacernos cómplices de sus canciones. De esas que, para ella, resultan como flechas lanzadas en busca de sus destinatarios.

Apenas un mes antes me confesó que tenía el compromiso de presentar el disco Puertas en Villa Clara. Algo que le pedía su conciencia pues, en definitiva, «las puertas tienen alma».

Y eso quería la intérprete, abrir sus puertas y traspasarlas para iluminar diversas aristas de la vida. Tomarnos de la mano  y cantarle al amor, al desamor, a los que están, a los que un día marcharon, a la alegría y la tristeza, a las cosas que pasan en un abril o en un diciembre, en fin… a reencontrarnos con el hechizo de la música.

Noche inolvidable vivida en Santa Clara con múltiples momentos especiales apoyados en el desgarro del tango «Malena», que penetra por la fuerza de la historia narrada, o por ese tema intimista, «Se busca», dedicada al tesoro inigualable que existe en el universo bajo la égida de una madre. El único tema del CD que Elsa Jorge, el ser más querido por Liuba y su mayor censora, no pudo escuchar porque la vida se lo impidió con su partida, Y aunque «se busca una mujer sin rezos ni altavoces», jamás aparecerá su reemplazo ante un pedestal insustituible.

No excluiría el merecido tributo al gran Mario Benedetti con ese «Cautivo» que sabe a trópico gracias a nuevos instrumentos añadidos a la sonoridad de un grupo de jóvenes acompañantes, pero con un sentido profesional de excelencia.

Otra de las sorpresas fue la de constatar de nuevo las potencialidades de un proyecto villaclareño. Y si en un concierto anterior Liuba quiso compartir escena con Leonardo García, esta vez invitó a los muchachos de Alter Ego que han sabido transitar por el difícil camino del arte e imponerse con luz propia.

Un público puesto de pie ovacionó a la intérprete cuando vocalizó el tema escrito por José María Vitier en veneración a la Patrona de Cuba: la Virgen de la Caridad del Cobre.

Parecía el final, pero al respetable no le bastó escuchar casi todos los temas de Puertas, y los que siempre resultan obligados. Quería más. Entonces, la trovadora retomó al escenario para dejar su ya antológico «Si me falta tu sonrisa». Fue casi al término de la noche del 10 de agosto de 2011. El día en que Liuba María Hevia volvió a cantarle a Santa Clara, mientras a los duendes de la ciudad no les importó esos que pasan por el parque y «ponen en peligro las estrellas y el reloj» porque estaban convencidos de donde podían encontrar esa voz que irriga el sitio verdadero de los ángeles.