20220331113540-foto-2.jpg

Por Ricardo R. González

Villa Clara despide marzo con la realización de un Taller Territorial en el que se habló de un sistema de gestión de la calidad, y también de la necesaria inocuidad en cadenas agroalimentarias en tiempos en que se reclama disminuir la dependencia de las importaciones vinculadas a las fuentes alimenticias.

Está claro que para lograr el propósito impera el incremento de las producciones locales con énfasis en el programa de Autoabastecimiento Alimentario Municipal (AAM) a partir de una proyección estratégica que permita consolidar la descentralización y autonomía local en función de alcanzar la seguridad y sostenibilidad, en correspondencia con las realidades de cada territorio.  

Se trata de llegar a la soberanía alimentaria de acuerdo con las particularidades y posibilidades presentes en cada área. Para ello cobra importancia el acuerdo logrado entre el Ministerio de la Agricultura de Cuba y la Unión Europea con el Programa País o apoyo estratégico a la Seguridad Alimentaria Sostenible (SAS-Cuba) que se implementa desde 2019 a 2025 con la participación de múltiples instituciones y organismos, y el acompañamiento técnico y financiero de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Por su parte ALASS, o Autoabastecimiento local dirigido a una alimentación sostenible y sana, funge como proyecto de SAS-Cuba encaminado al fortalecimiento de las capacidades de los actores locales a fin de gestionar e implementar el autoabastecimiento de alimentos bajo nuevas premisas, y es guiado por el MINAG y el PNUD junto a múltiples entidades nacionales responsabilizadas con la producción local de alimentos.

Expertos del país y de otras localidades asistieron al evento con la finalidad de socializar conocimientos con los coordinadores de ALASS de los municipios de Santa Clara, Remedios y Placetas, seleccionados para implementar el proyecto, a partir de determinaciones realizadas por la propia provincia.

Según la Dra. Juliette Valdés-Infante Herrero, coordinadora del equipo técnico nacional del Proyecto ALASS, se tuvo en cuenta aquellos territorios que ya poseían experiencias en la colaboración internacional, unido a sus potencialidades productivas y que estén involucrados en la Tarea Vida al trabajarse, también, en lo referente a la protección del medio ambiente, sin apartarlos del vínculo con centros de investigación a fin de potenciar los conocimientos.

La intención es aplicarlo en otros municipios cubanos, de acuerdo con el criterio de la Dra. Matilde Anaya Villalpanda, experta en políticas del departamento de coordinación de inocuidad de los alimentos en la Oficina Nacional de Normalización (ONN) que no abarca, solamente, la producción de pan y dulces, porque es también desarrollo del ganado menor, de los resultados en frutas y hortalizas en busca de generalizarlos, comentó.

Corresponderá al Gobierno villaclareño junto a la Oficina Territorial de Normalización (OTN) definir en cuál de los tres municipios seleccionados será implementado el proyecto, con la percepción de incluir, paulatinamente, a todos los que reúnan los requisitos y se puedan sumar.

La experiencia de Caimito, municipio de Artemisa, fue expuesta en el intercambio por parte de Pura Mabel Yraola Pacheco, jefa de sección de Desarrollo y Calidad, como único territorio que hasta el momento lo implementa en Cuba, por lo que el seleccionado entre la trilogía de Villa Clara sería el segundo a nivel nacional.

Un programa del país que insiste en la gestión de calidad en los gobiernos locales donde llegue la innovación y se revierta en esos detalles cualitativos necesarios para el pueblo.

PIE DE FOTOS

1.- Nuria Dávila Fernández, investigadora y profesora auxiliar del Centro de Gestión y Desarrollo de la Calidad (CGDC) de la ONN, expuso la gestión en los gobiernos locales y dio pie a la presentación de la experiencia en la administración municipal de Caimito.

2.- Cristina Mendiondo Roig, subdirectora de Economía y Planificación en Villa Clara, intercambió con la Dra. Juliette Valdés-Infante Herrero sobre la importancia de este proyecto en busca de esa calidad integral que demanda la población.

3.- Durante dos días la provincia acogió el taller sobre sensibilización en la gestión de la calidad y la inocuidad en cadenas alimentarias.

4.- El evento propició los minitalleres de buenas prácticas y regulaciones en la cadena de ganado menor, frutas y hortalizas.

5,- A la importancia de cumplir las licencias sanitarias se refirió uno de los participantes.     

También puede ver este material en:

https://ricardosoy.wordpress.com

https twitter.com/riciber91