20201218022306-copia-foto-1-2-.jpg

La defensa de la memoria histórica es también parte de la soberanía como se expuso en el balance del trabajo del Archivo Histórico Provincial. 

Por Ricardo R. González

La trascendencia de los archivos históricos impone convertirlos en una unidad de investigación y desarrollo, por ello quedan al margen las subvaloraciones de actores convertidos en polillas y en especialistas de segundo orden porque quienes laboran en estas instituciones tienen en sus manos el acervo de las épocas y el patrimonio documental.

Una realidad que sustentó el pase de revista al trabajo realizado por el Archivo Histórico Provincial (AHP) durante el actual año en su misión de preservar la memoria histórica a partir de la gestión documental, sin apartarla de los procesos de restauración, conservación, procesamientos científicos y promoción de fondos de alto valor histórico.

Mapas, grabados, caricaturas, fotografías, periódicos y actas nutren el interior de estas edificaciones que aspiran a convertirse en unidades de investigación y lograr proyectos de desarrollo local, territorial e incluso de colaboración internacional.

La situación sanitaria derivada de la COVID-19 también afectó las pretensiones trazadas para la etapa, aun así tanto en la capital provincial como en Remedios se atendieron a 1494 usuarios, en medio de una coyuntura caracterizada por la insuficiencia de materiales e insumos destinados a la restauración y conservación de documentos unido a la obsolescencia tecnológica y del equipamiento informático.

Durante el debate María de los Ángeles Castro González, especialista en servicio de archivos en el AHP, manifestó sus puntos de vista sobre diferentes aspectos que limitan el trabajo como los espacios reducidos de los locales que inciden en la calidad.

Por su parte Eduardo Camacho Gómez, del Archivo Municipal de Remedios, explicó el potencial de la institución que atesora el trabajo de la antigua jurisdicción local con documentos históricos y expedientes que incluyen a las provincias de Cienfuegos y Sancti Spíritus.

Con buen tino el investigador Carlos Coll Ruiz, al frente del AHP, insistió en el intercambio con el resto de las provincias, sobre todo la articulación con la región central del país, así como en salvar de manera inmediata el fondo de la Audiencia de Las Villas.

Los vínculos con la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV) y otros centros docentes ocuparon un segmento importante de las intervenciones.

Al respecto Elvira Corbelle Sanjurjo, directora general del Archivo Histórico de la República de Cuba, enfatizó en la alianza con los centros de educación superior para proponer posibles temas investigativos de suma utilidad en tesis de grado, a la vez que puedan generalizarse sus resultados desde las escuelas primarias y que no queden de manera pasiva en un estante de los centros de información, aspecto también comentado por Gisel de la Rosa Marrero, representante del Gobierno en Villa Clara.

Una vez más se insistió en algo que lleva años sin solucionarse: la ausencia de la carrera de Licenciatura en Historia en la UCLV desde que desapareció en la década de los años 70. Y es inconcebible que la provincia solo cuente con un Doctor en Historia desde hace cuatro décadas.

Rescatar la actualización de los blogs personales, continuar las investigaciones sobre los fondos ya existentes y no separarse de la superación del personal por diferentes vías, resultan premisas vitales para los 41 trabajadores (21 mujeres) que conforman el sistema de archivos históricos en la provincia. De ellos, 12 pertenecen a Remedios.

La continuidad del proceso de creación del archivo histórico territorial de Sagua la Grande figura, también, como proyección para no dejar de la mano.

A pesar de resultar un año atípico Villa Clara aporta experiencias positivas con un personal creador que enfrenta adversidades, máxime cuando los archivos históricos están llamados a convertirse en una red de excelencia para acercar los servicios a la población, precisó Elvira Corbelle en el encuentro que reconoció a los trabajadores más destacados en el año a punto de finalizar.

Son ellos: Ramón Lugo, Berta Gutiérrez, María de los Ángeles Castro, Raimundo Pérez, y Félix Miguel García, este último estimulado por el Consejo de dirección del Archivo Nacional junto a Carlos Coll.

Villa Clara también agasajó a la máxima representante del Archivo Histórico de Cuba con la Placa 3 de Noviembre, Día del Archivero Cubano, por su trayectoria y apoyo la provincia.

También puede ver este material en:

https://ricardosoy.wordpress.com

https twitter.com/riciber91