20201204223143-128780436-396992351420462-1836945174436683867-n.jpg

Gran parte del colectivo que este 4 de diciembre arriba a su aniversario 30.

Por Ricardo R. González

Foto: Ramón Barreras Valdés

Los sueños han germinado sin importar trabas, tropiezos e incomprensiones, mas el Centro de Bioactivos Químicos (CBQ) recuerda lo que una vez sugirió el poeta de hacer camino al andar. Y transitar por esas sendas, con el máximo de perseverancia, le posibilita arribar a sus tres primeras décadas.

Es hora de recuento e imposible olvidar aquel grupo multidisciplinario GABIFU que abrió el horizonte, allá por 1981, hasta que diciembre de 1990 se toma como fecha de fundación en el afán de lograr un complejo inspirado en las investigaciones, el desarrollo, la producción y comercialización de renglones dotados de acción biológica dirigidos a la esfera humana, veterinaria, y agrícola.

Fidel resultó el máximo inspirador. Valieron aquellos encuentros con el Dr. Nilo Ramón Castañedo Cancio, su primer director, junto a siete investigadores de su plantilla y del Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP) para definir objetivos.

Si alguna cualidad ha caracterizado al colectivo en todos los tiempos es la continua inquietud en aras de sumarse a los aportes por la vida.

Su más reciente capítulo no escapa del enfrentamiento a la COVID-19 con mantenida actividad productiva y colaboraciones con el sistema de Salud, sin apartar la mirada de aquellas pretensiones que incluyen el desarrollo y comercialización de productos naturales y de otros tipos, así como de alternativas terapéuticas que mantengan la integración de las entidades de ciencia e innovación tecnológica del territorio.

Correspondió a la Dra. Zenaida Rodríguez Negrín proseguir la obra, y desde la aparición del coronavirus activaron las neuronas para ver de qué manera se podía intervenir. Por ello aportaron a su estadístico en apoyo al Gobierno Provincial a fin de incidir en la mejor toma de decisiones en Villa Clara, mientras que, de conjunto con la Facultad de Química, de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV), destilaron el agua a utilizar en el hospital universitario Celestino Hernández Robau a fin de garantizar sus funciones.

A la historia del CBQ se suma la creación del G-1 como producto líder logrado en su propia planta. Ello originó el Vitrofural, único esterilizante químico de amplio espectro existente en el mundo para la producción masiva de vitroplantas que figura entre los rubros exportables bien posesionado en el mercado.

También apareció el Dermofural registrado como ungüento dermatológico para uso humano en Cuba; y el Furvinol, una crema oftálmica contra afecciones bacterianas y fungosas aplicables a nueve tipos de animales.

En el caso del primero se espera que pronto pueda culminar el ensayo clínico fase III para su uso en infecciones leves de las úlceras del pie diabético. Un tratamiento de primer orden ante la incidencia de casos, y sin embargo desapareció, hace unos años, del cuadro básico de medicamentos.

La dependencia, adscrita a la UCLV, concluyó el proceso de investigación y desarrollo de una tintura hidroalcohólica de propóleos al 5 % que actualmente se comercializa de forma minorista y mayorista a través de LABIOFAM y de otras sucursales, mientras trabaja en el desarrollo de una laca con IFA Furvina destinada a la prevención y tratamiento de la onicomicosis u hongo que afecta a las uñas de los pies.

Respecto a la Furvina posee un adecuado rendimiento y alta pureza lo que garantiza su empleo como ingrediente farmacéutico activo en la industria médico farmacéutica, para uso humano, veterinario y agrícola.

Y no quedan a la zaga otros renglones como el CBQ-VTC, un plasticida que se le añade a los hormigones de la construcción y tiene como propiedad la posibilidad de reducir la relación agua-cemento de un 6 a un 15 % y evitar tiempos de fraguado excesivo, en tanto el CBQ agroGET, está considerado como microorganismo eficiente que posibilita el incremento de los rendimientos con estudios realizados en arroz, frijoles y vegetales.

En su continuo bregar el CBQ insiste en aquellos renglones biológicos elaborados con materias primas locales, y en la actualidad cuenta con ocho productos y cuatro servicios que se comercializan, lo que redunda en importantes ingresos atribuidos a las exportaciones, sumado a las evaluaciones satisfactorias en materia de auditorías.

No descuidar la formación doctoral, mantenerse como unidad docente, e insistir en la vinculación efectiva entre la ciencia y los empresarios figuran entre los propósitos de un colectivo Vanguardia Nacional por 12 años consecutivos, con Medalla de Oro de la Propiedad Industrial, y protector del medio ambiente, entre múltiples galardones.

Reconocimientos en este aniversario, por parte del CBQ, para quienes han apoyado cada una de sus aspiraciones, así como de múltiples organismos hacia el colectivo homenajeado conformaron el programa.

A compartir la trayectoria en 30 años asistieron Joel Pérez García, miembro del Buró Provincial del Partido, las Dras. María del Carmen Velasco Gómez, delegada del CITMA en Villa Clara, y Osana Molerio Pérez, rectora de la UCLV, junto a otros representantes sindicales y de la prestigiosa casa de estudios superiores de Villa Clara.  

También puede ver este material en:

https://ricardosoy.wordpress.com

https twitter.com/riciber91