20201006011523-consejo-2.jpg

Texto y foto: Ricardo R. González

Luego de 37 días sin reportes de la COVID-19 para Villa Clara la sesión dominical trajo dos nuevos casos, por lo que prevalece la urgente necesidad de no descuidar ninguna de las medidas establecidas y evitar esas negligencias marcadas que inducen a estos sucesos.

Pertenecen a los municipios de Camajuaní y Santa Clara y fueron detectados en correspondencia con la vigilancia existente para personas provenientes de provincias de alto riesgo con brotes activos; sin embargo, los dos controles de focos que prevalecen en la actualidad registran 824 contactos diseminados por Placetas, Manicaragua y Cifuentes.

Según trascendió en el Consejo de Defensa Provincial (CDP) de este lunes el territorio presenta 433 personas ingresadas; de ellas, 15 en hospitales y lugares de atención a pacientes de bajo riesgo (con cinco sospechosos) y otros 418 en centros de aislamiento.

La Dra. Gretza Sánchez Padrón, directora de Salud en el territorio, explicó que los pacientes de las últimas incidencias resultaron asintomáticos en el momento de realizarles el examen, lo que sigue remarcando el peligro de esta situación ante personas portadoras del virus, que no manifiestan ningún síntoma, y trasmiten la enfermedad.

El caso de Santa Clara es una residente, de 23 años, que estuvo en Sancti Spíritus por unos días y a su regreso ofreció un PCR positivo. De esta forma se abre un control de foco para la capital provincial que arrojó, en una primera información, 181 contactos propios de la ciudad, sin contar las relaciones con Manicaragua que añaden otros 465 asociados.

Por su parte la afectación de Camajuaní corresponde a un chofer, de 36 años, perteneciente a la Empresa Cárnica que por asuntos laborales viajó a Mayabeque a fines de septiembre. De momento registra 129 contactos, en otro control de foco abierto en el territorio, y se continúa trabajando para investigar la extensión que pudiera derivarse.

Con estos dos casos la provincia acumula 258 positivos desde el inicio de la pandemia, con el 93 % de las personas recuperadas.

Las determinaciones están al pie de la letra. Se reclama el estricto control en los puntos de fronteras a partir de una información precisa hacia las áreas de Salud, junto a la calidad de las pesquisas que no pueden resultar solo un número frío e imponen el seguimiento por parte del equipo médico.

«No se puede dejar que las personas sometidas a vigilancia tengan una movilidad más allá del estricto marco de sus viviendas. Hay casos supuestamente en observación y cuando se realiza la encuesta epidemiológica sobrepasan los límites de restricción establecida, como uno de los aspectos que ha fallado y que también se manifiesta en los últimos dos reportes», enfatizó la Dra. Gretza Sánchez.

Esto —agregó— tiene que ser entendible por la comunidad, por la familia y por el organismo a que pertenecen.

A partir de ahora, además de la comisión creada por el CDP, Salud tendrá un aparte con un grupo específico que asumirá la revisión de la calidad de la pesquisa desde que se entra por el punto de frontera, se le informa al área de salud, al consultorio y al resto de los eslabones de la atención primaria a fin de evitar una trasmisión.

De acuerdo con el comportamiento de la entrada de viajeros a Villa Clara aparece Sancti Spíritus que aporta la mayor cifra, a tal punto que solo por Jibacoa totalizaron 33, sin descartar otros arribos por Caibarién, Placetas, Manicaragua y Santa Clara.

A ello se suman quienes llegan desde Matanzas, Ciego de Ávila, La Habana, Artemisa, Mayabeque, Camagüey, Holguín, Santiago de Cuba, Granma, Las Tunas y Cienfuegos.

Yudí Rodríguez Hernández, presidenta del CDP y primera secretaria del Partido en la provincia, fue categórica en momentos que no se puede andar con paños tibios, y subrayó que aquellos casos con necesidad de salir de los municipios tienen que autorizarlo el CDM, y al regreso someterse a la revisión y control.

«Estas licencias deben circunscribirse a las actividades que contribuyan al desarrollo de la economía», precisó.

Al respecto Alberto López Díaz, vicepresidente del CDP y Gobernador de Villa Clara, ratificó que aquellos que arriben al territorio procedentes de zonas de alto riesgo, independientemente de su oficio, hay que mantenerlos bajo estricto control sobre su movilidad debido a que la falta de restricción influye en el retroceso epidemiológico experimentado en torno a la COVID-19.

En otro orden, el CDP, con su grupo operativo, sigue el enfrentamiento a las ilegalidades. Prosiguen las medidas aplicadas a revendedores, acaparadores y a quienes se dedican a las actividades económicas ilícitas, sin descuidar otras irregularidades en el cumplimiento de las normas higiénicas en entidades gastronómicas, violaciones de peso en la red de Comercio, entre otras indisciplinas.

También se valoraron aspectos vinculados a la producción de alimentos. Existe marcado déficit en la entrega de la leche en los casos de Corralillo, Quemado de Güines, Camajuaní, Caibarién, Remedios, Placetas, Santa Clara, Cifuentes, Santo Domingo, Ranchuelo y Manicaragua, lo que llevó a una conclusión por parte de Alberto López Díaz: «no hay una reacción en la mayoría de los municipios con el tema leche».

También puede ver este material en:                        

https://twitter.com/riciber91

https://ricardosoy.wordpress.com/