Robelio Ramos Méndez agrega que también se realizaron 5 300 traviesas que corroboraron la efectividad del producto.

Por Ricardo R. González

Una innovación creada en Villa Clara a partir de microorganismos demuestra su utilidad en la esfera constructiva y en la rama agrícola.

El CBQ-VTC, aditivo para el cemento, ya ofrece resultados en el hormigón seco y en el fluido sometido a prueba en los bungalows y pavimentos interiores de la hotelería en la cayería del noreste y ante fisuras propias en instalaciones ubicadas en zonas marinas.

Robelio Ramos Méndez, jefe de producción de la planta de productos de origen microbianos del Centro de Bioactivos Químicos (CBQ), explicó que la experiencia comenzó en 2014 de conjunto con el Centro de Investigaciones de Estructuras y Materiales (CIDEM), perteneciente a la Facultad de Construcciones, y el Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP), todos pertenecientes a la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas.

También se realizaron 5 300 traviesas que corroboraron la efectividad del producto.

Por todos estos resultados se solicitará, en breve, el dictamen técnico como herramienta que avala su uso en la esfera constructiva.

Ramos Méndez consignó que después surgió la idea de desarrollar bioproductos de origen microbiano con aplicaciones en la agricultura con el propósito de sustituir los dañinos agentes químicos por otros de origen natural.

De estas investigaciones, de conjunto con el IBP y la Facultad de Ciencias Agropecuarias, se creó el CBQ-AgroG que se encuentra en fase de evaluación en la Empresa Agropecuaria Valle del Yabú, para constatar los resultados en el cultivo del pepino en casas protegidas y del frijol tanto en las plantas como en el suelo, mientras se mantienen las perspectivas con la Estación Territorial de Investigaciones en Granos «Sur del Jíbaro» a fin de emplearlo en el cultivo del arroz, y más adelante extenderlo al café con la colaboración de otras entidades.

En fase de elaboración está el CBQ-BioRem que cuenta con ensayos incipientes destinados a la bioremediación o acciones aplicadas en un medio ambiente contaminado para devolverle su estado natural. Será utilizado en función de eliminar olores desagradables y determinados tipos de bacterias perjudiciales que se encuentran en ríos y suelos contaminados por las agresiones humanas sobre el entorno.

Está previsto su empleo en granjas porcinas, así como en las márgenes del río destinado al tratamiento de aguas albañales que desembocan en estos afluentes.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91