20170404140024-uat-2.jpg

Por Ricardo R. González

Dos proyectos internacionales para el logro de variedades resistentes y tolerantes a las altas temperaturas, la sequía y a enfermedades comunes figuran en la cartera priorizada del Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP) para celebrar sus 25 años de creado.

Uno de ellos se basa en el mejoramiento genético del frijol a fin de que demuestre su fortaleza antes los impactos del cambio climático y en aras de lograr la soberanía alimentaria que necesita el país.

Al decir de las doctoras Novisel Veitía Rodríguez e Idalmis Bermúdez Caraballoso, otra de las líneas está vinculada a los plátanos y bananos, sin descartar las acciones contra la sigatoka negra (Mycosphaerella fijiensis), considerada la enfermedad más compleja a nivel mundial, causada por un hongo que ataca a las hojas y provoca pérdidas de más del 50% en el rendimiento de las cosechas. 

El IBP, adscrito a la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas logró, en el pasado año, un impacto económico superior a los 2 millones de pesos gracias a la implementación de la embriogénesis somática para la propagación de semillas de plátanos y bananos a escala comercial.

Esta tecnología cuenta con el aval del Ministerio de la Agricultura y logra la estabilidad genética a fin de que el material vegetal posea mayor calidad y presente homogeneidad entre las plantas.

Con ella se han revitalizado las biofábricas del país mediante las ventas a entidades de otras provincias que reconocen las potencialidades de las plantaciones.

El colectivo de investigadores trabaja en la embriogénesis somática del café apoyado en estudios de las áreas montañosas a tenor del envejecimiento presente en los cafetales cubanos. En la actualidad más del 70 % de los cafetos tienen entre 30 y 40 años para hacerlos improductivos.

A ello se suman ocho proyectos que abarcan, además del plátano, el banano, y café, los frijoles la papa, árboles maderables, y uno interno para la producción de plantas ornamentales como novedad que se introduce en la biofábrica del IBP con cierto nivel de comercialización en algunas especies.

Fundado en noviembre de 1992 el centro no descuida el programa de maestrías, postgrados y doctorados en biotecnología vegetal, calificados de excelencia. Esta última modalidad ha graduado a más de un centenar de cursantes de Cuba y de otras regiones de América Latina e Iberoamérica. 

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91