20160328132654-zika1.jpg

Por Ricardo R. González

La situación higiénico—epidemiológica persistente en Santa Clara y Sagua la Grande incrementan las acciones de enfrentamiento al mosquito Aedes aegypti cuya presencia se convierte en el principal problema de sanidad local.

Ello motiva la aplicación de la segunda etapa de un programa intensivo para la prevención y enfrentamiento a enfermedades trasmisibles provocadas por el vector que abarca a cada área de Salud.

En el policlínico José R. León Acosta, de la capital provincial, se sigue el análisis por consultorio del Médico y la Enfermera de la Familia de aquellos casos febriles, de las casas que se mantienen cerradas y no reciben la fumigación, así como de los focos del mosquito, entre otras irregularidades.

Por sus propias características la institución resulta una de las más complejas al abarcar 22 consultorios con un universo de más de 19 mil habitantes residentes en cuatro consejos populares ubicados en las barriadas de Condado Norte y Sur, parte del centro de la urbe, y otro segmento de la zona del hospital Celestino Hernández Robau.

Hasta el pasado sábado 19 se reportaban 32 viviendas cerradas en un perímetro con índice de infestación de 0,32 considerado muy alto (0,05 lo permisible), y con tres consultorios que presentan la mayor focalidad.

Directivos de Villa Clara insisten en que se demanda un trabajo caracterizado por la exquisitez con la competencia total de los médicos en las tareas de control, sin descartar el concurso de líderes de la comunidad, de los estudiantes de Medicina insertados a la Campaña Antivectorial, y del resto de los factores contribuyentes.

«Son momentos en los que no se puede pensar en horarios para concluir la labor porque está en juego la vida de los semejantes», recalcó la dirigente.

Habrá que exigir la revisión y tratamiento de los tanques elevados, y mucho ojo con los depósitos bajos destinados al almacenamiento de agua que constituyen sitios preferidos por el vector, y resultan —junto a las viviendas cerradas— marcadas problemáticas en esa porción de la ciudad.

A pesar del déficit de termómetros en determinados consultorios no se podrá descuidar la pesquisa activa de casos febriles, y menos en estos municipios villaclareños afectados por el dengue.

Cada acción trata de impedir la proliferación del Zika cuando ya es realidad en 62 países del mundo, mientras Cuba registra siete casos importados más uno autóctono.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza