20151221133514-silvia.jpg

Dra. Silvia Álvarez Romero, jefa del Grupo Provincial de Rehabilitación Visual

Por Ricardo R. González

Foto: Carlos Rodríguez Torres

El glaucoma constituye la primera causa de ceguera y baja visión en adultos villaclareños por lo que reclama su detección precoz a partir de la toma de la tensión ocular con cierta periodicidad, y en casos dudosos realizar otros exámenes por parte de los especialistas.

Aunque no existen aún estudios que precisen su prevalencia sí puede afirmarse el alto índice dentro de la población, mientras los efectos ya se observan en edades tempranas.

La doctora Silvia Álvarez Romero, jefa del Grupo Provincial de Rehabilitación Visual, explicó que se investigan sus causas, y es partidaria de realizar pesquisas en centros de trabajos, y en segmentos poblacionales a fin de obtener estadísticas confiables.

Una vez declarado no cura; sin embargo, pudiera detenerse lo que es considerado un aumento de la presión ocular que conlleva a alteraciones en el nervio óptico tendente a la ceguera, de no atenderse oportunamente.

Casi siempre aparece de manera asintomática, y se acude al médico cuando ya su estadio resulta avanzado o ante lesiones en el nervio óptico de carácter irreversible.

En esta etapa aparece una disminución de la visión periférica (hacia arriba, hacia abajo y hacia los lados) y dolor en el globo ocular que puede extenderse hasta la sien y la frente. Tampoco se descartan dolores de cabeza y visión nublada, según el tipo de glaucoma.

La dolencia afecta por igual a mujeres y hombres a partir de los 30 y 40 años, sin excluir los casos congénitos desde el propio nacimiento.

Para quienes padecen la afección es recomendable asistir a las consultas programadas, no ingerir grandes cantidades de líquidos de una sola vez, suprimir la sal, evitar las automedicaciones, y no usar cristales oscuros ni gafas.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza