Facebook Twitter Google +1     Admin

Mi médico (a) es…

20101209020030-marisol.jpg

Hay médicos de excelencia que cuentan con el justo reconocimiento de su población. A ello se aspira con el reordenamiento en los consultorios que deben tener una pancarta informativa con la identificación  del galeno y enfermera, la población a atender, el horario de consulta y terreno, y los días de las interconsultas de los Especialistas Básicos, entre otros datos.

Por Ricardo R. González

Foto: Ramón Barreras Valdés

Sin pretensiones conceptuales o lingüísticas reordenar es buscarle el sitio preciso a cada detalle, hacer que un espejo brille lo mejor posible, y vestir con disciplina todo aquello que redunde en beneficio para el ser humano.

Algo que exigía, desde hace mucho tiempo, el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia como eslabón primordial dentro de la Atención Primaria de Salud (APS), cuyas estrategias actuales devuelven vitalidad y los objetivos iniciales que nutrieron a esta iniciativa de Fidel en la década de los 80.

La doctora Melba Rodríguez Morejón, funcionaria del Departamento de APS en la Sectorial del ramo en Villa Clara, explica lo que ya acontece, a fin de que cada persona pueda decir mi médico(a) es Grettel, Mario, Zenaida…, el profesional que, junto a el enfermero o la enfermera, insiste en la prevención, me asiste cada vez que lo necesite, y constituye ese decisor influyente en la calidad de vida de la comunidad que siente por ellos verdadero respeto.

El reordenamiento trae para la provincia 877 consultorios en funciones; de estos, 850 con médico y enfermera, mientras 27 son guiados por prestigiosos profesionales de la enfermería, lo que ha posibilitado reajustar la cifra de habitantes asignados en cada caso para satisfacción de los pobladores.

—¿Qué requerimientos se tuvieron en cuenta al aplicar una u otra opción?

Resultó fundamental el número de habitantes en el área. La primera opción es reservada para las demarcaciones que tengan hasta mil 500 habitantes, y en el segundo caso son consultorios con pequeños grupos poblacionales que no rebasan las 300 personas, y estén ubicados a menos de 5 km del otro recinto con médico asignado, a fin de recibir la asistencia facultativa en este.

—¿Cómo funcionará el sistema?

—Una línea de trabajo es con médico y enfermera para asistencia y terreno, en el horario de 8:00 a.m. hasta las 5:00 p.m.

Otra sería con guardia médica y de enfermería de 5:00 de la tarde a 8:00 de la mañana del siguiente día.

Y una tercera que incluye la extensión de servicios en aquellos policlínicos que se compactaron con otros, y pasan a ser consultorios con guardia durante las 24 horas.

En estos casos figuran las unidades enclavadas en Jicotea (Ranchuelo), Mata (Cifuentes), El Santo (Encrucijada), Carrillo y Remate de Ariosa (Remedios), Isabela (Sagua la Grande), y el «Ramón Pando Ferrerۚ», ubicado en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, de Santa Clara.

—En este grupo específico, ¿dichas unidades tendrán otras disponibilidades?

—Mantienen laboratorio clínico, rayos X, y estomatología hasta las 5:00 de la tarde, si contaban con estas opciones en etapas anteriores, pues no todos las poseían.

En las llamadas especialidades de proyección comunitaria (urología y angiología, por citar algunas) se ofrecerán en el policlínico más próximo, según los días establecidos.

En el caso del  «Ramón Pando Ferrer»…

—Se compacta con su homólogo Capitán Roberto Fleites, de Malezas, en la capital del territorio.

«En el área de la Universidad se mantendrá la asistencia estomatológica, dentro del horario fijado, la farmacia y el Cuerpo de Guardia.»

—Detengámonos en los consultorios con guardia desde las 5:00 de la tarde a 8:00 de la mañana…

—Trabajarán bajo este método solo 14 unidades en la provincia con los médicos de los respectivos policlínicos que rotarán por estas dependencias.

Del total, 11 pertenecen a Santa Clara, y estarán ubicadas en Virginia, en los repartos José Martí y América Latina, y en la Gomera (Antón Díaz).

También en Manajanabo, Sakenak, Caracatey, Base Aérea, Yabú, Hatillo, y en la zona de El Gigante.

El resto en sitios de Encrucijada, Manicaragua, y Sagua la Grande.

Los asistentes recibirán atención inmediata de urgencia y emergencia, y en casos que resulte necesario se coordinará con el Sistema Integrado de Urgencia Médica (SIUM) para el traslado a una institución hospitalaria, pues un gran por ciento de las problemáticas debe encontrar solución en este nivel primario, ya que dispondrán de los recursos e instrumental indispensables.

—¿Dichas unidades estará habilitadas para otras clasificaciones que no sean, exclusivamente, urgencias y emergencias? 

—Se atenderán a todos los pacientes. Cualquier enfermedad que se presente y requiera valoración facultativa, ya sean episodios diarreicos, cuadros febriles, o de otra etiología.

¿El programa incluirá alguna novedad en el perfil de los consultorios con médicos y enfermeras?

l trabajo abarcará de lunes a sábados, e incorpora, una vez a la semana, el horario deslizante de 5:00 de la tarde a 9:00 de la noche. Ello facilitará a trabajadores y otros sectores poblacionales recibir asistencia, consultas de riesgo, seguimiento a los padecimientos crónicos, u otras variantes.

—¿Mantendrán algunas escuelas y colectivos de trabajo la presencia del médico?

—Queda vigente en aquellos con gran concentración de alumnos o de obreros, según los convenios establecidos. 

—¿Las plantillas de los centros estudiantiles y laborales enclavados en el radio de acción de los consultorios tienen posibilidades de recibir atención en estos?

Siempre que resulten urgencias o emergencias. En los casos restantes las personas deben atenderse en el consultorio a que pertenezcan según su domicilio, y que ahora se verán beneficiadas con el horario deslizante.

—Ante pacientes encamados, discapacitados o enfermos que no puedan trasladarse al consultorio, ¿le ampara el derecho de recibir la atención del médico o la enfermera en el hogar?

—Es una obligación hacerlo. No hay variaciones al respecto. El binomio es responsable de brindar cuánto servicio requiera el paciente.

—La expedición de certificados médicos, dietas u otros documentos presentan modificaciones con el reordenamiento?

—Se mantienen inalterables como en etapas anteriores.

—¿Qué está legislado para los consultorios viviendas en los que no resida el médico que presta servicio en esa demarcación?

—El objetivo fundamental es que el equipo resida en su comunidad. Se prevé la recuperación paulatina de esos locales, a fin de que cumplan su verdadero cometido, pero todo en su debido momento.

—Si la población tiene alguna queja o insatisfacciones sobre el servicio que recibe, ¿qué pasos debe seguir?

— En cada policlínico existe un sistema de dirección y atención a la población que debe analizar cada planteamiento, hacer las correspondientes investigaciones y tributar la respuesta correcta.

Lo imprescindible en cada consultorio

Limpieza y orden, incluido el baño y closet de las mesetas.

— Iluminación en el local de consulta y el local de enfermería.

— Presencia de las pesas de bebé y de adultos, de esteto, esfigmo, negatoscopio, fetoscopio, lámpara de cuello y mesa de reconocimiento.

— Garantía de espéculo, pinzas, stock de medicamentos, material de inyección, curaciones y todo lo necesario para mantener la vitalidad del Consultorio Médico de Familia.

— Dispensarización de toda la población asignada. 

— Recogida de la totalidad de las Historias Clínicas individuales  y familiares.

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next