20200123134359-foto-1.jpg

Por Ricardo R. González

Fotos: Carlos Rodríguez Torres

Son historias compartidas, muchas de ellas comenzaron a la luz de un farol durante la Campaña de Alfabetización, otras suman las adversidades del camino montañoso hasta llegar a la escuelita rural donde ejercieron por primera vez el magisterio, o recuerdan la primera vez que vistieron con el uniforme del Destacamento Pedagógico, o tomaron un avión para enseñar a sus alumnos en tierras lejanas.

Cuántas anécdotas existen entre ellos, entre un valioso grupo de    profesionales de la docencia y el conocimiento, en sus diversas ramas, que desde este miércoles 22 de enero portan la Distinción Educador Destacado del Siglo XX reservada para quienes han cumplido el deber de formar a varias generaciones de villaclareños a través de los años.

Un distingo que llega a través de la filial de la Asociación de Pedagogos de Cuba (APC) en Villa Clara entregada por primera vez en 2004 y que ya suma 530 merecedores.

A la Sala Caturla, de la Biblioteca Provincial Martí, también llegaron exponentes del buen magisterio a fin de recibir otros estímulos. Allí estaba Nerely de Armas Ramírez, ganadora del Premio Especial Gaspar Jorge García Galló por su trayectoria.

¿Y quién es esta mujer convertida en leyenda del magisterio? Alguien que desde 1954 enfrentó las aulas campestres, allá en Banao, donde supo de intensos fríos contrastantes con el calor dispensado por sus alumnos, por mencionar uno de los tantos lugares que conocieron de esfuerzos.

Heidy Águila Zamora sintió el agasajo cuando fue seleccionada como la mejor investigadora y merecedora del Reconocimiento Provincial Agripino Cruz Jiménez, conferido por la Asociación de Pedagogos en el territorio. El nieto de tan reconocido pedagogo entregó el estímulo.

Al repasar su vida asegura que no le gusta perder un segundo. En 1960 se hizo doctora en Pedagogía, luego en Ciencias Psicológicas cuyo título obtuvo en Moscú, y considera que si se puede hablar de carta de triunfo en su caso ha sido la voluntad porque ha tenido sensibles pérdidas familiares sin casi detenerse en el camino.

Autora de algunos libros y con devoción por las artes plásticas considera que pasar por los diversos niveles educacionales le posibilitó una visión más amplia de todos los encantos del saber. Y un día llegó a la hoy Universidad Pedagógica Félix Varela hasta 2003 en que se acogió a la jubilación.

«Me di cuenta que la casa agobiaba y extrañaba los trajines docentes como coordinadora de la maestría en Ciencias Pedagógicas. No esperé más y me fui a la Sede Universitaria de Santa Clara, etapa en la que alterné el trabajo en Cultura, hasta llegar a la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte Manuel Fajardo donde imparto hoy las disciplinas de Metodología de la Investigación».

De igual forma Heidy Águila Zamora sintió el agasajo en este miércoles cuando fue seleccionada como la mejor investigadora y merecedora del Reconocimiento Provincial Agripino Cruz Jiménez, conferido por la Asociación de Pedagogos en el territorio.

Una buena noticia circuló al final de la jornada: La filial de la APC en la provincia firmó un convenio con la Agencia Latinoamericana para el Desarrollo de la Educación Ambiental (ALDEA-Chile) con vistas a incentivar las acciones en favor del medio ambiente y fortalecer los necesarios valores.

Los pequeños también tributan a los representantes del magisterio.

En medio del agasajo el master José Rogelio Carvajal González, presidente de la sección villaclareña de la APC, ofreció sus declaraciones a la prensa: porque, con cinco décadas de ejercicio profesional, sabe que «no puede existir un buen maestro si no lleva el legado martiano en el alma».

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91