20150601134523-fumar.jpg

Por Ricardo R. González

Cada 31 de Mayo el mundo convoca a «silenciar» el humo, y puede que después, o quizás hasta en el mismo día, la vida siga su curso, y no pase nada.

Proseguirán los fumadores activos junto a los lamentables pasivos. Esos expuestos a la muerte ante la indolencia de quienes se conciben reyes del Planeta.

Es triste escribir que según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el consumo de cigarrillos exterminará a más de seis millones de personas en el mundo durante este 2015 que transcurre.

Y lo que resulta inaudito es que será una cifra mayor a la causada por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH-SIDA).

El número de decesos asociados al tabaquismo ascenderá a 6,4 millones al término de 2015, mientras que en 2030 los pronósticos auguran 8, 3 millones como consecuencia del hábito de fumar, en tanto las víctimas de SIDA ascenderán a 6,5 millones cuando pasen otros 15 años.

A raíz de todo ¿por qué te expones?, ¿por qué le privarás a tu familia el deseo de compartir juntos y emprender larga vida?, ¿acaso no recae sobre tu conciencia la responsabilidad de que estás contaminando al Planeta y a los que quieren despertar mañana y ser partícipe del futuro?

Cuando tengas tiempo responde a estas preguntas. Reflexiona, y piensa que la vida es mucho más que un cilindro lleno de nicotina y sustancias dañinas.

Otro droga que consume y aniquila el bolsillo.

Piense en esto, aunque sea un día después.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza