20150119135351-messi-es-felicitado-por-neymar-y-suarez-tras-uno-de-los-goles.jpg

Messi es felicitado por Neymar y Luis Suárez tras uno de sus goles.bol

El Barcelona ha mostrado una de las mejores versiones de la temporada lejos del Camp Nou en su victoria ante el Deportivo en Riazor (0-4). Los culés acaban la primera vuelta en la segunda plaza de la tabla, a un punto del Madrid, con un partido menos.

La victoria de los azulgranas se fraguó con el mismo once que venció al Atlético 3-1 la pasada jornada, una novedad en los planes de Luis Enrique, que no había repetido un mismo equipo en sus 28 partidos oficiales anteriores como técnico culé.

El gran culpable de la buena imagen que ha dado el Barça en Riazor la ha tenido Messi. El argentino ha sido el líder del equipo con sus tres goles y la gran versión que ha mostrado sobre el terreno de juego. Ya suma 19 goles en la liga y se sitúa por detrás de Cristiano (28) en la lucha por el ‘pichichi’. Sidnei hizo el cuarto tanto con un tanto en propia meta tras un rechace desafortunado.

Se le reclamaba al Barça que diese una buena imagen lejos del Camp Nou, que mostrase esa chispa que sí asoma en casa y Riazor ha sido el escenario donde los culés han respondido a las exigencias de sus aficionados.

Ante un Deportivo que había empezado muy bien 2015, no había recibido un solo gol, el Barcelona se hizo rápidamente con las riendas del choque, con un Messi liderando al equipo y muy enchufado.

Después de 29 partidos oficiales, por fin Luis Enrique repitió una misma alineación. La primera genialidad del choque la aportó Neymar, que se escoró en la izquierda y se marchó de dos zagueros gallegos con un par de regates de videojuego, aunque su pase no fue bien concluido por Suárez dentro del área.

El Barça tocaba y tocaba pero no aburría. Con Xavi todavía lesionado, el puntal del centro del campo volvió a ser Rakitic, que fue de más a menos durante la primera mitad.

Messi avisó de sus intenciones de hacer gol tras un saque de esquina que acabó en sus pies y solo ante el portero. El remate del argentino fue atajado con una gran parada de Fabricio al borde del minuto diez.

La ‘Pulga’ estaba con muchas ganas de marcar y en la siguiente oportunidad de la que dispuso no perdonó. Rakitic recibió un balón en el interior derecho, levantó la cabeza y colgó un balón perfecto a la espalda de los centrales gallegos. El centro fue medido para la entrada de Messi, que superó al meta con un remate de cabeza exquisito, (0-1, minuto 11).

Con el resultado a favor y un Deportivo que no hacía nada por intentar hacer daño al rival, el partido de ponía de cara para los intereses de Luis Enrique. El jugador más destacado de los coruñeses era Cavaleiro, que intentó poner el punto de magia en su equipo.

De los pies de Iniesta salió una vaselina que superó de nuevo la espalda de los zagueros deportivistas, algo blanditos, para que la bola le llegase franca a Luis Suárez. El uruguayo decidió rematar de primera y falló, pero la jugada la invalidó el colegiado por posición antirreglamentaria.

Una de las pocas llegadas de los locales llegó en el minuto 25, en una jugada individual de Cavaleiro entrando desde la izquierda que acabó con un tiro precipitado del portugués.

El intento de despertar del Dépor lo atajó Messi con otro zarpazo letal pasada la primera media hora de juego. El argentino abrió el balón para Neymar a la izquierda, siguió la jugada hasta plantarse en el área, recibió la devolución del brasileño y la picó por encima de Frabricio (0-2, minuto 32).

Antes del descanso, Luis Suárez tuvo el tercer tanto en sus botas, pero falló delante del meta rival. El ariete uruguayo no estaba muy fino con su puntería.
Messi culmina su buen día con un ‘hat-trick’

Arrancó la segunda mitad sin ningún cambio en el Barça, pero si en el Deportivo. Víctor Fernández decidió dejar en el banco al portugués Cavaleiro y dio entrada a José Rodríguez.

Mejor cara mostraron los gallegos en los minutos iniciales tras el paso por los vestuarios. De hecho, un gran movimiento dentro del área de Medunjanin acabó con el serbio por el suelo, por un posible derribo de Mascherano dentro del área. Una acción difícil para el árbitro, que decidió no pitar la pena máxima.

A pesar de que fue un partido plácido para Claudio bravo, el chileno se tuvo que emplear a fondo en el minuto 52 para evitar el 1-2. Tras un rechace dentro del área, Juan Domínguez logró meter el pie por delante del central y casi sorprende al meta culé, que tiró de reflejos para evitar la más clara ocasión del Deportivo en el partido.

El duelo se acabó de cerrar con otro latigazo del protagonista indiscutible de la noche, Leo Messi. El argentino recibió de Rakitic y colocó un chut al palo largo de Fabricio para hacer el 0-3, minuto 62.

Con los tres puntos en el bolsillo, Luis Enrique decidió hacer cambios para dar descanso a Iniesta, Busquets y Neymar con la vista puesta en el partido de ida de la Copa del Rey ante el Atlético el próximo miércoles. Pedro, Rafinha y Bartra entraron a escena. El central ocupó el puesto de Mascherano y este pasó a ocupar la plaza de Busquets en el medio centro.

A falta de cuarto de hora para el final, Bartra metió un buen pie a Sidnei, que llegaba con un toro, y salió volando hasta caer dentro del área culé. A pesar de que se reclamó la pena máxima, el colegiado acertó con buen criterio al no sancionar la acción.

La mala suerte del Deportivo se culminó en el minuto 82, cuando parecía que el choque iba a concluir con el 0-3 en el marcador. Un rechace de Lopo dentro del área chica acabó rebotando en Sidnei y con la bola colándose en la meta deportivista, 0-4.

Antes de la conclusión la tuvo Luis Suárez para haber hecho la ‘manita’. El uruguayo se zafó de dos defensas, pero estrelló su chut en Fabricio. La frustración del ariete era evidente por su falta de puntería durante los 90 minutos.

(Con información de RTVE)

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza