20120810200018-yohan-blake-usuain-bolt.jpg

Para muchos, casi la mayoría, es el sucesor del estelar Usain Bolt. A sus 22 años, Yohan Blake, ha conquistado las medallas de plata de 100 y 200 metros en los Juegos de Londres 2012 a la sombra de su maestro, un año después de haberse coronado en Daegu.

Cuando Bolt fijó en el Mundial de Berlín 2009 el actual récord de 100 metros (9.58), fue entrevistado por la televisión jamaicana, que le preguntó si el país podía confiar en un atleta de la isla para sucederle. En ese momento, Blake tenía 19 años y era casi un desconocido.

Pero Bolt adivinaba ya las cualidades del joven. “Blake es el hombre. Es muy pero que muy seguro de sí mismo. Trabaja duro y en el futuro será muy bueno porque quiere serlo”, señaló el mejor velocista de los últimos cuatro años.

Fue Bolt quien comenzó a llamarle “The Beast” (La Bestia). “Saben por qué Usain me llama así porque cuando el resto duerme yo estoy trabajando, sigo pensando en el atletismo durante la noche. Es lo que los grandes hacen”, afirma Blake.

El velocista ha crecido y aprendido a la sombra de Bolt. Blake nació tres años después que su ídolo, en una ciudad llamada Saint James Parish, a menos de 30 km de Sherwood Content, de donde es originario su amigo y dominador de la velicidad desde Pekín-2008.

“Tenemos una gran química entre nosotros. Nos motivamos el uno al otro. Cuando ve que cometo algún error me dice lo que debo corregir. Me ayuda tenerlo siempre cerca”, señala Blake, que tiene el mismo agente que su amigo, Glen Mills.

Originario del noroeste de la isla, como Bolt, Yohan Blake es el sexto de una familia de siete hermanos, que vivía en un barrio pobre llamado Bogue Hill. Como sus padres, Veda y Shirley, no le podían pagar unos estudios, se enfocó en el atletismo, como muchos niños jamaicanos.

“Quería buscar una mejor vida para ayudar a mi familia ya que la vida para todos era realmente dura”, afirma Yohan Blake ahora.

Debido a ello, comenzó a realizar pequeños trabajos como la reventa de botellas vacías y su sueño, igual que el de Bolt, era jugar en la selección de cricket de West Indies (Indias Occidentales).

Pero un día, el director de su escuela de Clarendon, O’Neill Ankle, descubrió sus aptitudes para el atletismo y lo animó a probar en una de las academias de atletismo de la isla.

Debido a ello, integró la Saint Jago High School, una famosa escuela de atletas de Jamaica y a los 15 años es el más rápido de los alumnos de la misma.

Su carácter, al contrario que el de Bolt, al que le gusta ser centro de la atención de las cámaras, es reservado. “No me gusta salir de noche, prefiero quedarme en casa”, afirma.

Aunque Bolt tiene pasión por el cricket, lo de Yohan Blake va más lejos y roza la obsesión, al punto de jugar de vez en cuando con el Kingston Cricket Club.

Pero su futuro no está en el cricket sino en ser el sucesor de Bolt. Y su objetivo será ‘robarle’ las medallas en 100 y 200 metros en Rio 2016, cuando tenga 26 años, casi la misma edad que tiene su maestro, que los cumple el 21 de agosto.

(Con información de Informador)