20120802103915-hansel.jpg

El nadador cubano Hanser García consiguió el séptimo lugar en la final de los 100 metros estilo libre correspondiente a la natación de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Foto: Ricardo López Hevia.

Habíamos dicho que con el mar picando a sus espaldas, la estirpe de Hanser García era una estirpe inamovible, fijada para siempre en el fervor y en el ensueño y en la plenitud de los cubanos. Ha concluido el estado de tensión, ha pasado la final de los cien metros libre de Londres 2012, y ahora, en nuestras cajas torácicas, se instala ese leve remanso, algo melancólico y silencioso, que sobreviene al término del éxtasis.

No hubo medallas, es cierto. Pero… bien bajo, entre nosotros, pensemos como en un susurro para que no nos oigan: ¿era tan importante una medalla?

Puede que sí, no voy a dármelas de metafísico y a invertir la lógica del deporte. El fin de competir es ganar. No otro.

Luego: ¿qué pasa si alguien que compite rebasa la competencia y se convierte en algo más? Se convierte, por ejemplo, en el rumor, en el orgullo, en la comidilla de las amas de casa, en la esperanza momentánea y en el coraje y en el desenfado y en lo imprevisible y en todas esas cosas de las cuales son amantes no los cubanos, sino cualquier simple y llano pueblo.

Concluyó -Hanser- en un séptimo puesto que será, o es, o sigue siendo histórico. Lo histórico es sinónimo de trascendencia y la trascendencia es lo único que, al menos en teoría, puede lanzarse y salir a flote en la honda y extraña piscina del tiempo.

El muchacho ha marcado la diferencia y esa diferencia es el amor. Hanser no ha nadado contra los cuarenta y ocho segundos sino contra la dura corteza que reviste la memoria de un pueblo. Y ha logrado abrirse espacio. Ha enmarcado su sitio.

Ahora queda cierta tristeza, pero queda también la satisfacción. Queda ese sabor agridulce, tan válido, que es el justo sabor de algunas de las cosas que valen en la vida.

Entonces, por devolvernos la fe, debemos agradecerle. Debemos decirle bien, Hanser, estabas en la zona. Se marearon algunos y les pasaste por encima.

Luego esconder lo importante. Luego una íntima reverencia y luego apartarnos un poco y luego, muchacho, nada más.

Declaraciones de Hanser a la agencia Prensa Latina

“Quería más, el pueblo cubano al que tanto admiro, debe saber que nadé con el alma, entregué todo por darle una presea, fue muy difícil, era una carrera dura, me sentí el cansancio.

“Hice realmente lo que pude y aunque estoy satisfecho, creo que quien no tenga ambiciones ‘está embarcao’; me da fuerzas para otro ciclo olímpico, soy joven y me sobra disposición para continuar en el camino.”

Medallistas de 100 Libre (m) en Londres-2012:

1 05 ADRIAN Nathan 47.52 - +
2 04 MAGNUSSEN James 47.53 +0.01 +
3 07 HAYDEN Brent 47.80 +0.28 +
4 01 AGNEL Yannick 47.84 +0.32 +
5 06 VERSCHUREN Sebastiaan 47.88 +0.36 +
6 02 CIELO Cesar 47.92 +0.40 +
7 03 GARCIA Hanser 48.04 +0.52 +
8 08 LOBINTSEV Nikita 48.44 +0.92

(Con información de Carlos Manuel Álvarez. CubaDebate)