20120801165212-waldo.jpg

El popular cantante cubano Waldo Mendoza inicia el 10 de agosto una gira nacional, y recorrerá grandes teatros de las principales ciudades de la Isla.

Preámbulo de este periplo será el concierto del Astral, este sábado 4, en el que cantará temas de su propia autoría.

Aquí le acompañarán cuatro intérpretes femeninas de distintas generaciones,  que han defendido el género canción de una manera muy especial: Anaís Abreu, Laritza Bacallao, Sory y Aurora Basnuevo.

La presencia de esta última es toda una sorpresa ya que la Basnuevo es archiconocida en Cuba como una gran actriz y comediante. Junto a ella Waldo cantará el emblemático “Veinte años”, de María Teresa Vera.

Al decir del cantautor, esta gira es un estímulo más para mantener la canción en el lugar bien merecido que ocupa en la música cubana.

Además de la tradición que este género tiene en Cuba, en los últimos años numerosos compositores e intérpretes muy jóvenes han hecho de la canción un éxito en los escenarios del país y en la audiencia.

A continuación Cubasí reproduce una entrevista a Waldo publicada anteriormente en nuestra página.

Waldo Mendoza, un músico que apuesta por el amor

Waldo Mendoza se ha convertido en estos años en uno de los intérpretes más aplaudidos en Cuba por el tono especial de su voz en la canción romántica. Su peña habitual de los sábados en el Café Cantante del habanero Teatro Nacional es muy concurrida y allí se reúne todo tipo de público, el único pasaporte necesario es la sensibilidad, eso sí, pues no podría haber otra forma para disfrutar plenamente las canciones de amor.

Amén de el encasillamiento de los medios y muchos sitios nocturnos hacia la música que hoy “convoca” más gente (reguetón, salsa…), Waldo Mendoza ha tenido una carrera de éxito desde que se inició en solitario, luego de haber integrado la orquesta Tumbao Habana. Su divisa ha sido su voz, por supuesto, pero sobre todo, ese ángel que, aunque invisible, lo acompaña y lo lleva a penetrar hasta el alma más inexorable porque el amor es cosa de todos.

El próximo día 22 el popular cantante ofrecerá un concierto único en el Teatro Mella. Sobre este acontecimiento y sus impresiones sobre el género canción en Cuba, Waldo conversó con Cubasí.

Es tu primer concierto en grande en La Habana, ¿qué expectativas tienes?

El concierto está enmarcado en el mes del amor a propósito del tipo de música con que el público me identifica. Pienso presentar una selección de mis tres discos. Los dos primeros fueron grabados con la EGREM (Bendito tiempo y Hojas del alma) y el tercero es un álbum que aún no tiene disquera, pienso negociar.

Háblanos un poco de este nuevo disco que quieres proponer

En este álbum comparto cada tema con cantantes de la música popular cubana como Mayito Rivera, Jenny Valdés, Robertón, Haila, Vania, Tania Pantoja, Ricardo Amaray, Juan Kemell y David Álvarez.

Es un disco diferente porque me regresa un poco a la música popular bailable en la que trabajé con Tumbao Habana y a la vez lleva a esos cantantes a la balada. Casi todos los temas son míos y los arreglistas fueron Eddy Cardoza, Osmani Collado y Manolito Simonet. Este último fue el productor del disco.

Volviendo al concierto, es todo un reto este debut en un gran teatro, ¿no? ¿Tienes invitados?

Estará Jenny de los Van Van y mi grupo que siempre me acompaña desde hace un año. La verdad es que el concierto sí es un reto, siempre quise hacer algo así. Tengo la desdicha de no haber estudiado música en las escuelas de arte, por tanto no tengo esa relación con la farándula. Es un poco costoso invitar otros músicos para que me acompañen en un proyecto así. He labrado mi camino solo, la ayuda de los medios ha sido muy importante para mí pues no muchos creían en lo que yo estaba haciendo debido a las tendencias actuales hacia el reguetón, la salsa o la canción más polémica. Yo apuesto por la canción romántica porque desde el amor se puede hacer mucho también. He defendido esto a capa y espada y esa motivación es la que me lleva hoy a hacer un gran concierto.

Yo le canto a la gente más humilde, más modesta y sensible de mi sociedad, de mi Cuba, la gente que es feliz escuchando la radio y disfrutando una buena canción.

¿Qué valoración tienes entonces del espacio que dedican las disqueras al género de la canción en Cuba?

Yo he sido privilegiado, tengo dos discos con la EGREM en estos años, pero creo que otros como yo no han tenido la misma suerte. Las disqueras se han guiado por los gustos del público en vez de ser ellas quienes conduzcan los gustos de la gente hacia otro tipo de música.

En realidad esto es un fenómeno internacional, sin embargo los cantantes extranjeros del género que yo defiendo venden más que nosotros aquí. Yo me he impuesto gracias al público, a la gente tengo que agradecerle todo.

 Muchos músicos que se dedican al pop y la balada en Cuba hablan de la dificultad de posicionarse en otros países pues nuestra imagen es la de la música popular bailable…

Yo he hecho ya dos giras internacionales a Colombia y a Italia, pronto haré una a México, pero realmente a nosotros se nos hace difícil porque lo que las trasnacionales prefieren de Cuba es la rumba, la salsa, el son. Sin embargo hay muchos países donde el feeling o el bolero tienen gran aceptación.

Aunque compones casi todos tus temas, ¿te sientes en deuda con alguna canción, te gustaría cantar algo en específico?

Tengo un gusto muy particular. A mí me gusta la trova de Silvio, Varela, Polito…, la canción polémica, escucho mucha música tradicional cubana y brasileña también, pero no me gusta interpretar las canciones de otros.

Tu fuerte es la canción de amor, ¿te consideras un hombre enamorado?

Sí, muy enamorado de todo, de la vida, de mis hijos y mi esposa, y de la música, claro.

 Además de este disco que piensas negociar, ¿estás ya preparando otro?

No se puede dejar de trabajar porque los seguidores siempre piden más. Tengo canciones hechas por lo menos para 3 discos más. También tengo que revisar algunas, a veces uno compone, pasa el tiempo y hay que ver si el tema no pierde vigencia.

¿Qué pasa en las peñas que tienes los sábados?

Es una peña bastante antigua, ya llevo 6 años en el Café Cantante del Teatro Nacional desde que me fui de Tumbao Habana y empecé mi carrera en solitario. Por aquí ha pasado un sinnúmero de personas, cada sábado esto se llena, incluso hay gente que viene siempre. Al principio el público era de 30 ó 40 años pero actualmente hay de todo. Eso es muy bueno para mí, que esa gente me dedique su sábado, que hayan hecho de este lugar su casa.

He compartido aquí con Omara, Vania Ricardo Leyva, Jenny, Maravillas de Florida, Kola Loka, músicos de Pablo Milanés y de Van Van… en fin, pasan cosas muy lindas.

(Con información de Elizabeth López Corzo. CubaSi)