20120401021736-reloj.jpg

Cuando este domingo adelantemos una hora a las manecillas del reloj, le estaremos dando la bienvenida al Horario de Verano, que permitirá un mayor aprovechamiento de la luz solar en las actividades cotidianas. Medida de alta incidencia en el necesario ahorro energético.

La Hora de Verano en Cuba —como se le conoce— consiste en utilizar el tiempo que corresponde con el meridiano situado a 60 grados al Oeste del cero (o meridiano de Greenwich), en vez de la Hora Oficial que correspondería por la ubicación geográfica del país, que es la del meridiano 75 grados Oeste, explica a Granma el doctor Jorge Pérez Doval, una de los voces más autorizadas de la astronomía en Cuba.

El uso de este "horario" se implantó por primera vez en la Isla el 10 de junio de 1928, pero aparentemente la medida no tuvo mucha aceptación en aquella época y al año siguiente, se echó abajo el decreto que lo estipulaba.

"No se aplicaría nuevamente hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando las restricciones económicas del periodo, determinaron que se utilizara nuevamente desde 1939 hasta 1945. En aquella época se le conoció popularmente como la ‘Hora de Guerra’ y dejaría de utilizarse al concluir el conflicto mundial. La idea no se volvería a retomar hasta el año 1963, lo cual se ha mantenido regularmente con la única excepción del año 1970."

Pérez Doval explicó que el horario de verano no incrementa precisamente las horas en que el Sol permanece visible sobre el horizonte, "sino que esas horas van aumentando en el hemisferio Norte, desde el equinoccio de primavera". Lo cual permite que oscurezca una hora más tarde, justo cuando se produce el mayor pico eléctrico al comenzar la noche, con el consiguiente ahorro de energía. También, aclara, amanece una hora más tarde, pero el pico eléctrico matutino es mucho menor.

La hora de verano se emplea en más de 50 países, como China, México, Estados Unidos, España y otras naciones de América Latina y Europa. Aunque muchos países aún no se han decidido a implantarlo.

(Con información de Robert Torres Barbán. Periódico Granma)