20120321003026-adolfo.jpg

El domingo pasado, a consecuencia de un accidente cerebrovascular, falleció en La Habana el tenor Adolfo Casas, director general del Teatro Lírico Nacional de Cuba.

Apasionado por el arte lírico musical desde su temprana juventud, cursó estudios en el conservatorio de su natal Pinar del Río donde, con solo 16 años, debutó en la compañía local en Bastián y Bastiana, relevante pieza del repertorio mozartiano.

Años más tarde culminó los estudios de canto en el Conservatorio Estatal de Bulgaria, bajo la tutoría de la profesora Sima Ivanova e inauguró su itinerario artístico por plazas operísticas europeas en 1976, con La Boheme, de Puccini, en el Teatro de la Ópera Estatal de Plovdiv, Bulgaria.

Fue laureado en el Concurso Internacional para Jóvenes Cantantes de Ópera, en el Festival Internacional de Música Katia Popova y en el Festival Primavera de Pyongyang. Sus actuaciones en festivales internacionales de música en Polonia, México y Costa Rica fueron reconocidas por el público y la prensa.

A su regreso a la Isla, en 1978, fue convidado por el Teatro Lírico Nacional para interpretar a Leonardo Gamboa en la recordada puesta en escena de la zarzuela cubana Cecilia Valdés, que dirigiera Roberto Blanco. Un año más tarde ingresó definitivamente al elenco de la compañía, en la cual desplegó una intensa vida artística por más de 30 años, además de asumir desde hace una década sudirección general.

(Con información de Periódico Granma)