20120306102549-mujer.jpg

Por Ricardo R. González

Foto: Ramón Barreras Valdés

Dentro de dos días el mundo vivirá la jornada del 8 de Marzo, mas desde hoy me gustaría escribirles a ellas, en especial a las villaclareñas que desafían contiendas, marchan junto a nosotros, y hacen grandes aquellos detalles por invencibles que parezcan.

Hace apenas horas le escuché a Alicia Camila Campos Pérez, la secretaria general de la FMC en los predios, ratificar que ya, ustedes, emprenden caminos seguros por muchos sectores, y no me extraña porque tienen el privilegio de hacerse inmensas.

Y motiva saber que superan las 137 mil ocupadas en la economía, o que más del 50 % de las que antes ocupaban los roles de ama de casa, se revitalizan ahora con el trabajo por cuenta propia.

Gracias a la perseverancia y el talento muchas de ustedes ocupan hoy principales canteras directivas, resultan ejemplos, y hasta nos dan lecciones de disciplina.  

Así son y así están. Listas para un Día Internacional de la Mujer que encierra significaciones especiales. El centenario de la institución del feminismo en Cuba, que lejos de esa visión errónea que lo circunscribe a un criterio de mujer unilateral se convierte en defensa de sus derechos, de igualdad de género, y del afán por lograr la equidad entre hombres y mujeres.

A ustedes, les llegará el reconocimiento desde los propios colectivos laborales y en la comunidad. Esa que las ve llegar y despojarse de las faenas laborales para emprender la otra cotidiana. La de comidas y penurias, la de tareas escolares y encomiendas que apremian, las de madre, esposa, dirigente de base, en fin… las de ser palma erguida, vigilante continua, y magia combinada de belleza y ternura.    

Por todos esos valores entretejidos, por el reclamo de que cinco cubanos retornen ya a su tierra y que cese de una vez la injusticia, por el tributo a Marta Abreu de Estévez, una mujer que se adelantó al tiempo y a las ataduras de su época, habrá una marcha, en la mañana del propio día 8, después del homenaje a la benefactora en el Parque Vidal, hasta la Plaza de la Revolución de nuestra capital provincial. 

Y es que no hay mejor sitio para el tributo. Allí aguardan el Che y Tania por resultados. Esos que ustedes llevan porque han hecho grande la obra y la seguirán enriqueciendo porque, sin dudas, la vida canta por ustedes.