La pareja pensó en determinados momentos que sería difícil alcanzar el sueño porque Yuneski Veloz salió embarazada a los 35 años y con tres abortos anteriores.

 Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés  

Insomnio, preocupaciones y hasta ilusiones perdidas acompañaron a Yuneski Veloz Navarro durante largo tiempo. Ya con 35 años había tenido tres abortos precedentes, sin poder lograr el embarazo.

Primero, una pérdida casi al inicio de la gestación, otra a las 18 semanas, y por último a las 26 hasta que Roberto Díaz Martínez, el esposo que comparte el matrimonio de cinco años, también comenzó a inquietarse.

Un día asistieron a la consulta en medio de dudas e inseguridades, realizaron el ultrasonido y para sorpresa los expertos comunicaron que Yuneski estaba nuevamente en fase de gravidez. No lo podía creer. Alegría por un lado, y enigmas por otro. Fueron sensaciones inexplicables, «pero lo más difícil resultó perder los anteriores porque eso no se olvida», comenta con instinto materno.

Mientras la madre contempla a su retoño Roberto precisa que residen en Jagúey Grande, localidad de la provincia matancera, «mas, yo soy de Corralillo y necesitábamos el abrigo de nuestra familia. Allá vivimos solos y llegamos a Villa Clara cuando este último embarazo tenía alrededor de dos meses y medio».

A partir de ese momento comenzaron las acciones del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) corralillense bajo la mirada experimentada de la doctora Inés Hernández Llerena, toda una cátedra en la especialidad de ginecobstetricia, a la que se unió la también especialista Yuleidy Botana Reyes, y el resto del personal de enfermería.

Había que ganarle tiempo al tiempo y consumar los sueños de una mujer.

EN EL BANQUILLO DE LA PACIENCIA

La pareja confiesa que el tiempo parecía inamovible. Ya Roberto tenía hijos de un matrimonio anterior, y varias veces contaban hasta mil en un proceso que exigió reposo total en la casa.

El colectivo de especialistas determinó la colocación del pesario de Cerclaje, un dispositivo moderno parecido a un anillo de silicona que evita el parto prematuro al imposibilitar que el cuello del útero abra antes de tiempo y así lograr la criatura.

Por otra parte si el cérvix se acorta en la etapa de gestación existen marcadas posibilidades de que se origine un parto prematuro.

La pequeña llegó al mundo mediante operación cesárea en el hospital provincial general docente Mártires del 9 de Abril, de Sagua la Grande.

«Este proceder se realizó en el hospital ginecobstétrico Mariana Grajales de Santa Clara sin ocasionar molestia alguna», señala la progenitora.

Ya solo quedaba esperar. Cumplir con el cronograma de citas médicas reglamentadas y los exámenes establecidos. Ya la pareja contaba los días hasta que el 25 de febrero pasado procedieron a la cesárea en el hospital provincial general docente Mártires del 9 de Abril de Sagua la Grande.

A las 6:45 de la tarde rompió el llanto en el salón. Llegaba al mundo Gabriela Díaz Veloz.

«Cuando la vi me parecía increíble. Fue una suma de hechos, antecedentes y sucesos que rondaron por mi cabeza. Lloré mucho. Sentí un momento único… emoción, alegría, dolor…», rememora Yuneski Veloz.

Si de gratitudes se trata el matrimonio reconoce a las respectivas familias, al personal médico y paramédico que siguió todo el embarazo a partir de su detección, a las amistades que apoyaron, y a quienes no perdieron la fe para lograr el producto final.

«La doctora Inés es una maravilla. Hizo todas las gestiones para que me pusieran el pesario y siguió mi embarazo hasta su término, mientras Yuleidy Botana Reyes me realizó el trabajo en salón. Son dos personas muy importantes en mi vida, y nunca hallaré la forma de agradecerles. Ambas resultan extraordinarias, junto al resto del equipo de enfermería y otras especialidades que también tienen un espacio en mi».

LA VOZ DE LA EXPERIENCIA

En uno de estos días Yuneski Veloz, Roberto Díaz y la pequeña Gabriela se encuentran con sus médicas en el policlínico Mártires del 11 de Abril de Corralillo. La muchachita de vez en cuando abre los ojos sin imaginar que constituye el centro de atención.

«A veces siento miedo que le pase algo porque es el logro de un sueño que parecía imposible» le confiesa la mamá a Inés Hernández, la voz de la experiencia en ese territorio del norte villaclareño, quien con la palabra oportuna y sus conocimientos fue eliminando los presagios de la madre, curándole los desgarros del alma, y llevándola por las sendas adecuadas para encontrar la felicidad.

A ella preguntamos si figuraba entre los casos más complejos de todos los vistos en sus años de práctica.

Las doctoras Yuleidy Botana Reyes e Inés Hernández Llerena (en el extremo derecho) formaron parte del equipo que logró la descendencia.

«Siempre resulta un rompecabezas enfrentar situaciones como esta. Por una parte la responsabilidad profesional, por la otra el deseo de cumplimentar los anhelos de una mujer. Tres abortos anteriores, ya en edad de riesgo obstétrico, pero deseosa de ser madre. Recibimos mucho apoyo de la familia y de la embarazada, mas había que tomar determinaciones y por los resultados creo fue la mejor».

— Como madre y experta ¿qué se experimenta cuando a pesar de los esfuerzos la vida ofrece este tipo de recompensas?

La mirada de Inés se pierde, queda sin palabras por unos minutos, y rompe a llorar.

La flecha indica el pesario de Cerclaje, una especie de anillo de silicona situado alrededor del cuello uterino con la finalidad de mantenerlo cerrado y en posición normal. Tanto su colocación como la retirada ocurren mediante la vagina sin recurrirse a una intervención quirúrgica.

 MEMORÁNDUM

— La aparición de varios abortos espontáneos puede considerarse como uno de los factores de infertilidad femenina en la que influyen, además, deficiencias físicas hormonales, estilo de vida y factores ambientales, pero la mayoría de los casos son atribuidos a problemáticas con la ovulación.

— Según estudios el 30% de las causas en la mujer están relacionadas con la menopausia precoz, la endometriosis o aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, las obstrucciones o lesiones en las trompas de Falopio, sin descartar las anomalías uterinas, cervicales o los desarreglos ovulatorios.

— Un 20 % guarda relación con causas mixtas o combinadas en las que los dos integrantes de la pareja tienen responsabilidad.

— El pesario de Cerclaje —creado por la doctora alemana Birgit Arabin— posee múltiples indicaciones ante la amenaza de parto prematuro por incompetencia cervical, embarazos múltiples, prolapsos, así como en gestantes sometidas a esfuerzos físicos como el de permanecer de pie durante períodos prolongados.

CONTRASTES

Muy interesante el estudio realizado en el hospital Vall d´Hebron, de Barcelona, España, de conjunto con otras cinco instituciones ibéricas.

De las 380 embarazadas con cérvix más corto de lo normal incluidas en la investigación la mitad utilizó el pesario de Cerclaje, en tanto el resto recibió el tratamiento y seguimiento médico tradicional sin el empleo del dispositivo.

¿Resultado? En el grupo que portaba la técnica se redujo el parto prematuro en un 30 %, respecto al 6 % de disminución logrado por las vías tradicionales.

En la actualidad el hospital español ha reducido en un 75 % los partos prematuros con el pesario de Cerclaje, lo que lleva a una conclusión evidente: Los avances de la ciencia no se pueden menospreciar.

Cuba aplica esa experiencia y prueba de ello es el nacimiento de Gabriela en el noroeste villaclareño, pero no en todos los sitios del Orbe existe esta posibilidad.

¿Tenemos o no nuestras Razones?

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91