El doctor Jorge Enrique Pérez Rodríguez y la licenciada en enfermería Cristina Galbán Hernández atienden a uno de los pacientes ingresados en la Sala. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

La aplicación de la estreptoquinasa recombinante o enzima efectiva ante infartos de miocardio y embolismo pulmonar logra notorios resultados en la Sala de Cuidados Intensivos de Corralillo desde su apertura en septiembre de 2009.

Según explicó el doctor Omar Méndez Gregorio, director del policlínico docente Mártires del 11 de Abril donde radica la unidad, el método conocido por trombolisis debe emplearse en el momento oportuno, y mejora el flujo sanguíneo al disolver coágulos o trombos anormales que impiden la llegada de la sangre a órganos vitales para desencadenar daños severos e irreversibles.

Hasta diciembre pasado se habían atendido 1358 pacientes; de ellos, 62 infartados y 24 por trombolisis para totalizar 50 fallecidos en sus ocho años de labor.

La dependencia ingresa de 14 o 16 pacientes mensuales en las tres camas habilitadas para una población superior a los 27 mil habitantes en el municipio más lejano de la capital provincial.

Entre las causas más comunes figuran las arritmias, insuficiencias cardíacas descompensadas, etapas iniciales del ictus, sin descartar aquellas irregularidades respiratorias derivadas de edemas agudos pulmonares.

Mientras menor sea el tiempo que transcurre desde el comienzo del dolor y la administración del trombolítico, mayor es su efectividad. De ahí la importancia de acudir al médico lo más rápido posible después de iniciados los síntomas sospechosos de un infarto cardiaco.

La existencia de la Sala evita el traslado de los enfermos al Hospital General Mártires del 9 de Abril, de Sagua la Grande, a la vez que ofrece un indicador superior de calidad de vida.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91