Reconocen a Michel Enríquez, luego de conectar su hit 2000, en el estadio Capitán San Luis, en Pinar del Río. Foto: Rafael Fernández Rosell/ ACN.

Michel Enríquez Tamayo, el más grande beisbolista que ha parido la Isla de la Juventud en toda su historia beisbolera, continúa engrandeciendo su leyenda al arribar este viernes a la mítica cifra de 2 000 hits en Series Nacionales.

No pudo ser vistiendo la franela de Los Piratas como todos hubiéramos querido, como quizás lo soñó el primer día que empuñó un bate en el Cristóbal Labra, sin embargo lo consiguió allá en el Capitán San Luis con la camiseta de uno de los elencos más emblemáticos de Cuba cuya hermandad con los pineros es histórica por los muchos vueltabajeros que han defendido los colores de la Isla en el diamante.

Hubo que esperar hasta el octavo episodio y en cuenta de dos bolas sin strikes frente a Yanier Blanco Portal, el Súper 12 de la pelota cubana se convirtió en el atleta número 22 en conquistar el doble millar de indiscutibles siendo el segundo que menos veces al bate necesitó después del legendario pinareño Omar Linares Izquierdo, el segundo pinero detrás del estelar Alexander Ramos Rabel y el cuarto antesalista en lograrlo.

A lo largo de 20 temporadas de entrega y dedicación al deporte nacional, el eterno capitán de los filibusteros exhibe una exitosa trayectoria que incluye además el liderato de todos los tiempos en dobles conectados y los récords para una campaña en imparables y tubeyes.

Transitó por todas las categorías del equipo Cuba, fue su capitán en la selección mayor y campeón centroamericano, panamericano, mundial, olímpico, entre otros títulos que atesora en su palmarés.

Según comentó a ACN, todavía emocionado, también se trata de un estímulo a 21 años de carrera deportiva y a los seguidores del béisbol en la Isla de la Juventud.

“Es un regalo que le hago a mi madre, que no está físicamente y sé hubiera disfrutado este logro”, precisó quien actualmente milita en calidad de refuerzo en las filas del conjunto más occidental.

Quería llegar al resultado en mi tierra —acotó—, pero agradeceré eternamente a Pinar del Río por darme la posibilidad, sobre todo al mentor Pedro Luis Lazo; y al regreso compartiré con mi afición.

Michel aseguró que en lo adelante seguirá aportando al plantel vueltabajero, de cara a la inclusión en play- off.

Sobre la oportunidad de incorporarse a un club en el cual igualmente se ubica su coterráneo Alexander Ramos, expresó su regocijo.

Seguidamente dijo que tuvo la dicha de “compartir con uno de los grandes segunda base y pelotero de nuestros clásicos nacionales, quien estuvo presente dándome consejos y que traté de llevar siempre al terreno”.

A sus 38 años de edad, el antesalista resumió su trayectoria con la palabra sacrificio, esa que le enseñaron sus padres, además del trabajo duro y la necesidad de ganarse las cosas con esfuerzo, “sin hacer mal a nadie y mirando hacia adelante”.

(Con información de Victoria y ACN)

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91