20171111152844-f0090911.jpg

La efectividad de los estudios de peligro, vulnerabilidades y riesgo (PVR) contribuyó a que los estragos del huracán «Irma» no sumara pérdidas humanas y daños aún mayores a los ocasionados en el territorio villaclareño.

Bajo la rectoría del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), con la participación de otros organismos, se trata de una plataforma diseñada para intensas lluvias, fuertes vientos, penetraciones del mar, sequías, incendios rurales y deslizamientos de tierra.

Cada municipio, Consejo de Defensa y zonas dispone de su diagnóstico a partir de las debilidades existentes en el área, y alerta a los territorios costeros sobre inundaciones provocadas por la sobreelevación del mar ante huracanes, frentes fríos y otros eventos meteorológicos extremos.

Según investigaciones el nivel del mar en el archipiélago se ha elevado en 6,77 centímetros durante el período de 1966 a 2015 atribuible a los efectos del cambio climático (CC).

Las miras al futuro no admiten descuidos si se tiene en cuenta que dicha elevación pudiera alcanzar los 27 centímetros en 2050, y unos 85 para 2100 motivado por la pérdida de la superficie en zonas muy bajas, por citar una irregularidad.

Ello reclama el cese de construcciones de nuevas viviendas en asentamientos costeros amenazados por su desaparición debido a inundaciones permanentes, de acuerdo con lo contemplado en la Tarea Vida como Plan de Estado dirigido al enfrentamiento del CC.

También se hace necesaria la reducción de la densidad demográfica en zonas bajas costeras y desarrollar modelos constructivos adaptables a las inundaciones.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91