20150617140204-foto-1-a.jpg

Por Ricardo R. González

Foto: Ramón Barreras Valdés

La fachada del Driver s Bar exhibe casi los mismos detalles de sus tiempos iniciales. Ahora muestra un menú de comidas rápidas, refrescos y bebidas, mientras tiene mesas habilitadas para desayunos, almuerzos, meriendas y comidas.

Decir San Juan de los Remedios es abrir un álbum de recuerdos guardados en el corazón. Postales que traen inigualables parrandas, calles peculiares, noches de bardos, aldabas singulares en puertas típicas de la colonia, museos sin pares, prosa y verso en perfecta comunión, una Iglesia Parroquial Mayor que irradia devoción y a la vez cultura, y sobre todo amor al patrimonio que engrandece la vida.

Ahora la ciudad resulta una especie de torbellino sobre una mezcla de polvo, cemento, ruidos, y gente de apresurado andar. Parece que es el reto de ganarle tiempo al tiempo cuando está a las puertas su aniversario 500, ese que conmueve a los propios lugareños y a quienes, desde cualquier parte, abonan las raíces de la localidad que, a la postre, son las suyas.

Por un punto de la urbe puede aparecer Roaidi Cartaya Carbajal, uno de esos artistas que vive junto a su pueblo promoviendo lo mejor de la villa. La pintura le apasiona, pero como cuerdas de guitarra siempre unidas no deja atrás otras manifestaciones del amplio abanico del arte,a fin de dejar huellas tanto en su ciudad natal como por otros lares de Cuba y del universo.

Quizás fue uno de los primeros en interiorizar que el Desarrollo Local hay que llevarlo en el alma con la finalidad de impulsar la vida, de crear y hacer por los semejantes, de sentirse parte de algo que invita a ser protagonistas de las nuevas leyendas.

Por ello se dio a la tarea de restaurar uno de los puntos célebres del entorno: El bar cafetería Drivers Bar que, desde hace años, reclamaba una transformación necesaria.

La realidad lo imponía. El artista conversó con Martha Sánchez, la hija de su antiguo propietario, para tratar de devolverle la originalidad de los inicios.

«Creamos —dice Roaidi— el clima de aquel momento con el objetivo de que el remediano y los visitantes retomaran la historia de ese sitio. Una gigantografíaofrece el acercamiento ala ciudad de los años 40 o 50, mientras en sus paredes aparece propaganda alusiva a la época».

La gran sorpresa para todos fue que el detalle de recrear los muros con aquellas vivencias causó significativo impacto. Incluso los turistas se llevan el recuerdo en sus instantáneas fotográficas al visitar este centro gastronómico que inscribe un servicio de excelencia. 

MÁS ALLÁ DEL DRIVERS BAR

La historia del Desarrollo Local tuvo al inicio algo de incredulidad. Para algunos era navegarsin una brújula en alta mar; mas, el paso de los días demostróque resulta una de las brechas impostergables para conquistar el futuro.

Gleibys Rodríguez Pérez, vicepresidenta del Consejo de la Administración en la Octava villa, recuerda que desde 2009 el municipio está inmerso en este tipo de iniciativas. Sobre el camino se han sumado16 proyectos y 23 opcionales aprobadas, pero no es hasta 2011 en que puede hablarse de un antes y un después.

Locales subutilizados o con usos impropios comenzaron a reanimarse, y cuentan en sus paredes con esa pintura clamada por años. O fachadas e interiores desvanecidos ya exhiben maderas similares a la imagen de antaño, y todo ha sido posible gracias al dinero generado por las modalidades de Desarrollo Local que también han beneficiado a escuelas, bodegas, parques, y a los consejos populares.

«El sector de mayores ingresos es el de Comercio con cinco proyectos que le han tributado al territorio un saldo considerable.Comunales es otro de los que aporta con marcados rubros, y Cultura no queda a la zaga con sus respectivas iniciativas» sustenta la funcionaria.

Si algo impone este modelo es la necesidad de que las neuronas se activen y trabajen de manera mancomunada. Ya el INDER lo demuestra e incrementa sus ingresos a partir de opcionales vinculadas al turismo y el béisbol con juegos programados en el estadio Heriberto Duquesne, tanto para quienes se incorporan como observadores otoman guantes, bates y pelotas a fin de medirse en el terreno.

Notoria, además, esa idiosincrasia que prende en los remedianos con sus noches de conciertos o de parrandas apoyadas en el inmenso talento local. Esos encuentros que muestran una cara de la identidad de sus pobladores e incitan al foráneo a compartir las bondades de un pueblo que se refuerza con el acontecer de los museos, o las iniciativas de la Casa de Cultura Agustín Jiménez Crespo.

Lo que parecía inflexible tomó otros caminos, y lo más novedoso es que, cada año, los directivos ya incluyen sus objetivos en el plan de reparación y mantenimiento de las unidades utilizando el propio dinero generado por cada proyecto.

— Una cuenta que engrosa significativamente ¿no puede traer otros riesgos y desviaciones?

Según la respuesta de Rodríguez Pérez y de Tania Hernández Gallo, coordinadora del Grupo de Desarrollo Local en el municipio, todo queda muy controlado con seguimiento y planificación.

«Se puede lograr más en favor del pueblo, pero habrá que darle tiempo al tiempo. Ya algunos municipios nos han visitado y ajustan nuestras iniciativas para aplicarlas, en la medida de sus potencialidades, sin tener que esperar a un financiamiento nacional».

Para 2016 avizoran buenas nuevas relacionadas con la masajística, el tabaco, y entre ellos un Tur panorámico que conduzca a otros anillos de la ciudad. Tampoco se descartan dos aprobaciones relacionadas con el cicloturismo, y la participación del Archivo Histórico con la interesante iniciativa Remedios contado por sus documentos, a partir del caudal que atesora la institución.

Y entre los marcados desvelos aparece el de continuar apostando por un destino turístico que remarque la identidad. Por ello están en preparación esas ideas vinculadas a las visitas delos foráneos a la tabaquería local como forma de contribuir, entre otros propósitos, a la visualización de la producción manufacturada de la capa.

No se excluyen el acercamiento a la religión africana mediante la Asociación Yoruba, y la inclusión de recorridos por las cuevas del municipio, o por fincas y sitios de significativa belleza como otro de los atractivos.

Con el aporte de todos, San Juan de los Remedios escribe su nueva historia. Entre mitos, leyendas, identidad, deseos de hacer, y el impulso de personas como Juan Carlos Hernández Rodríguez, un santaclareño conquistado por la villa que ejerce como especialista principal del Museo de las Parrandas, por citar alguna.

Nativos o no con el orgullo de una etiqueta local para honrar a las grandes personalidades que encontraron su cuna en estas tierras. Inspiradas en ellas la ciudad ama, crea, sueña, y permite iluminarse con luces propias.

MEMORÁNDUM

Remedios dispone de53 ideas identificadas como parte de las potencialidades del territorio a partir de decisores y agentes integrados en grupos de trabajo que comparten opiniones comunes para gestar conocimientos en pos del desarrollo del territorio.

— No se descarta el vínculo con las diferentes instituciones y cátedras universitarias ni con los resultados científicos a fin de emplearlos en las modalidades que reviertan en beneficio colectivo.

— El municipio ha contribuido a preparar, desde lo local, los escenarios para la correcta implementación de los lineamientos económicos y sociales con soluciones de desarrollo sostenible.

— Se incluye, entre ellas, el modelo de gestión que reconoce y promueve lo estatal y lo no estatal, las cooperativas en diferentes sectores, las estrategias de trabajo para el autoabastecimiento municipal, el ordenamiento territorial y urbano, la introducción de resultados de ciencia, tecnología e innovación, elevación de la calidad de los servicios, y el turismo local como fuente de ingreso asociado al desarrollo municipal.

— Los cinco proyectos de la localidad vinculados a la Gastronomía ofrecen la comida en moneda nacional, con excepción de los líquidos.

CONTRASTES

El Driver s Bar era una instalación de Comercio que surgió antes de los años 50. Un establecimiento al que acudían mecánicos y choferes de tránsito hacia otros pueblos, entre otros clientes.

Con el tiempo se le habilitó un restaurante hacia un lado de la unidad, mientras en la otra proseguía la barra destinada a la ingestión de bebidas alcohólicas.

La población comenzó a quejarse del comportamiento de algunos individuos, y de ese expendio de bebidas en una céntrica esquina dentro del llamado anillo cero.

A ello se sumaba el paso de estudiantes en diferentes horarios a tenor de la existencia de una escuela primaria en las proximidades.

La construcción del inmueble se fue deteriorando, y su fachada mostraba las grietas imperdonables de los años, lo que originó la creación de un proyecto apoyado bajo la sugerencia de Patrimonio para rescatar el local.

El 14 de febrero de 2012 fue reinaugurado, y una vez en funciones brinda servicios gastronómicos las 24 horas como detalle que no existía con anterioridad en ninguna instalación de la localidad, y se eliminó la barra dedicada al expendio exclusivo de bebidas.

Actualmente alberga el Club de motos y autos antiguos de la localidad, cumple su plan anual, y es uno de los establecimientos que más le aporta a Comercio junto a los Portales de la Plaza, que posee otras características e incluye una parrillada, y también figura entre las unidades rescatadas por el reclamo poblacional.

¿Tenemos o no nuestras Razones?

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza