20140716140831-mortalidad.gif

Por Ricardo R. González

Foto: Ramón Barreras Valdés

Al lograr una tasa de mortalidad infantil de 2,3 por mil nacidos vivos al término del primer semestre del año Villa Clara consolida el registro más bajo en toda su historia y ocupa el segundo lugar en el país, solo superada por la provincia de Mayabeque.

Otra de las buenas nuevas es que el territorio concluyó con cuatro fallecidos menos que en idéntica etapa de 2013, mientras nueve municipios cerraron el período sin decesos en menores de un año como hecho sin precedentes.

Son estos: Corralillo, Quemado de Güines, Sagua la Grande, Camajuaní, Caibarién, Cifuentes, Santo Domingo, Ranchuelo y Manicaragua, así como las demarcaciones del Plan Turquino-Manatí, cuyas montañas mantienen el logro por sexto año consecutivo.

Para el doctor Justo Rodríguez López, al frente del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) en Villa Clara, la totalidad de los  

Indicadores, excepto la mortalidad materna, se sitúan por debajo de las cifras establecidas, entre ellos el bajo peso al nacer  que alcanza 4,0 de 5,0 % considerado como propósito, en tanto muestran saldos favorables la mortalidad preescolar (1 a 5 años) la escolar (5 a 14), y la fetal tardía.

«Villa Clara —dijo— exhibe hoy tasas inferiores a los Estados Unidos y Canadá, y similares a Holanda, Suecia e Israel.

Trascendió que la natalidad se incrementa con 92 nacimientos por encima a igual etapa anterior, en tanto las afecciones perinatales y los defectos congénitos incompatibles para la vida continúan como causas de fallecimientos entre los más pequeños debido a que muchas de ellas resultan imposibles de diagnosticar.

En el logro influye la atención primaria, como base del sistema de Salud, la Sala de Cuidados Especiales Perinatales y el Servicio de Cuidados Intensivos Neonatales, ambos del hospital ginecobstétrico universitario Mariana Grajales, la terapia intensiva, y el grupo de cirugía pediátrica del «José Luis Miranda», con saldos encomiables al no fallecer ningún infante operado, desde el punto de vista neonatal, ante casos de extrema complejidad.

Resulta vital el apoyo de la unidad de cuidados intensivos del centro hospitalario Arnaldo Milián Castro a gestantes con marcada gravedad, gracias a su colectivo, insignia en el país, que ha reinsertado a la vida a unas 14 gestantes en el transcurso del año.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza