20140712135410-neymar.gif

Neymar afirmó que, en la final del Mundial, animará a Argentina, rival histórico de la Canarinha, en especial por Messi. El jugador de la canarinha volvió al lugar de concentración de Brasil y afirmó que su equipo hizo un "fútbol regular". Pese a ello, el futbolista del Barcelona afirmó no tener "vergüenza" de formar parte de ese grupo.

Neymar afirmó que, en la final del Mundial, animará a Argentina, rival histórico de la Canarinha, en especial por Lionel Messi y también por su otro compañero en el Barcelona, Javier Mascherano.

"Alemania y Argentina se lo merecen mucho por llegar a la final, le deseo suerte a ambos equipos, pero espero que venzan mis compañeros, Messi y Mascherano", dijo Neymar en una rueda de prensa. "Messi, por la historia que tiene, de haber conquistado muchas cosas, merece ser campeón. Le animo porque es amigo, compañero, le deseo mucha suerte", comentó.

Fútbol regular

"Queríamos llegar a la final. Fallamos, dejamos que desear, sabemos que no hicimos una campaña buena, no hicimos el mejor fútbol, hicimos un fútbol regular, por eso llegamos hasta las semifinales, no un fútbol de selección brasileña, que es superior y que encanta a todos", dijo Neymar en una rueda de prensa. "No es por causa de una derrota histórica que tenemos que bajar la cabeza. El deporte es así", comentó Neymar, que aseguró que regresó a Teresópolis porque les prometió a sus compañeros acabar el Mundial con ellos.

"Volví para terminar junto a mis compañeros. Estamos unidos y les dije, comenzamos juntos, terminamos juntos. Vamos a terminar vistiendo la camisa que siempre soñamos en vestir", afirmó. El delantero de 22 años celebró que "por lo menos" puede "andar" después de la fractura en la columna vertebral que padece y aseguró que está viviendo "la peor semana" de su vida.

Sin vergüenza

Sobre la eliminación de Brasil, dijo que el equipo sufrió un "apagón" de juego contra Alemania y afirmó que la derrota de Brasil fue "inexplicable". "No tengo vergüenza de hacer parte de este equipo", dijo Neymar, que consideró que si él hubiera estado en el campo contra Alemania, no habría cambiado nada.

"Ya pasé por eso, sé qué es convivir con un apagón dentro del campo, no consigues acertar un pase", comentó. "No es por culpa de una derrota, por la pérdida de un título, que todos los jugadores son malos. Ocurrió, pero es inexplicable, no hay de qué hablar, es parte del fútbol", agregó, en alusión a la derrota por 7-1.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza