20140613142807-iker.gif

Iker Casillas, capitán de España y del Real Madrid, explicó en un documental emitido por Telecinco cómo descolgó el teléfono para hablar con Xavi Hernández en el año 2011 después de que la relación de varios jugadores de la selección española se viera afectada por la serie de enfrentamientos entre Real Madrid y Barcelona que se dio en aquella época con numerosas imágenes polémicas, tanganas y reproches.

Lejos de lo que se ha transmitido desde ciertos sectores de la afición madridista, que reprochaba al capitán blanco haber claudicado ante los futbolistas del Barça, Casillas asegura que aquella llamada que él mismo realizó al jugador azulgrana no fue para pedir perdón por nada, sino para aclarar algunos aspectos de tú a tú incluso con algún que otro reproche. "La famosa llamada que todo el mundo da cuarenta mil historias y anécdotas no es para pedir perdón a nadie sino que es para reprochar una serie de comportamientos que estamos teniendo en el campo y que están fuera de lugar. Por mi parte el primero, por su parte el primero, y por la parte de todos los primeros... yo creo que no era bueno lo que estábamos haciendo en su día", dice sin complejos el capitán de España en el documental ’Generación 99’.

De alguna manera, y aunque ninguna de las dos partes olvidaba las afrentas, aquella llamada de Iker Casillas a Xavi Hernández sirvió para que se limaran las asperezas entre los compañeros que habían ganado la Eurocopa de 2012: "Hay cosas que se echan en cara, se queda la cosa ahí, y a medida que te sigues viendo, poco a poco, te sigues reprochando cosas pero vas limando asperezas".

Casillas, en cualquier caso, rechaza que las actitudes que en su día se dieron sobre el césped fueran responsabilidad de Jose Mourinho, cuyos métodos en el fútbol han sido y son duramente criticados, y asegura que todos los implicados tuvieron mucho que ver en aquella escalada de polémicas. "No sería justo decir que Mourinho fue el culpable de todo, sino que todos hemos sido culpables en algún momento o acto concreto", afirma el portero.

La conversación mantenida entre los dos jugadores emblemáticos de Madrid y Barça les valió para ser galardonados con el Premio Príncipe de Asturias del Deporte en 2012 por ser “modelo para los jóvenes por su deportividad y por su buen juego, pero también por su actitud conciliadora, un valor añadido fundamental”.

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza