20130721205615-foto-3.jpg

Foto del 2do juego (viernes) entre Cuba y EE.UU. Foto: Ricardo López Hevia.

La tercera victoria parcial de la selección nacional universitaria de Estados Unidos sobre Cuba (1-0) no solo le aseguró el éxito parcial del tope beisbolero, sino que fue una verdadera clase magistral de pitcheo entre el zurdo Brandon Finnagan contra el novato del año de la 52 Serie Nacional, Norge Luis Ruiz.

Más allá de la descripción del partido – que pudiera resumirse en lechada y nulo bateo antillano-, baste decir que ningún jugador cubano pudo sobrepasar la primera base en todo el desafío, mientras el camagüeyano solo tuvo un inning complicado: el cuarto, cuando le ligaron dos hits (verdaderos palomones detrás del cuadro) a lo que le siguió un fly de sacrificio de Michael Conforto para impulsar la única carrera del choque.

Del resto se encargaron los abridores hasta la séptima entrada, específicamente Finnagan, a quien se le vio tirar por encima de los 96 y 97 millas y hasta de uno o dos envíos de 98, algo que nuestros peloteros no ven casi nunca en la serie nacional, tal y como lo reafirmaron varios de ellos al término del encuentro.

Para que se tenga una idea de la excelencia de béisbol vivida en esta ciudad, el serpentinero norteño realizó 88 lanzamientos, pero solo 26 fueron bolas, en tanto tres jugadores nuestros fueron los únicos que lograron sonarle tres cañonazos: Willian Luis , Erisbel Arruebaruena y Yunior Paumier, aunque sin serias amenazas..

En el montículo antillano, el más joven de todos los lanzadores, mostró no solo credenciales para ganar al más alto nivel, sino que en su debut con el equipo grande impuso un dominio total de la situación de juego, Norge retiró por su orden a los nueve primeros del line up,no, cinco de ellos por la vía de los strikes.

“Era mi sueño lanzarle a aun equipo estadounidense como este, pero mis compañeros no pudieron batear como esperaban y por ahí se nos escapó el éxito. No obstante, estoy satisfecho con mi labor y ojalá me toque lanzar más juegos como este en el tope o en el futuro”, reconoció el bisoño jugador, admirador confeso de otro Norge, el santiaguero Norge Luis Vera.

“Me sentí muy bien y tenía todos los lanzamientos de trabajo, dijo Finnegan en una improvisada rueda de prensa, en la que manifestó sentirse el hombre más feliz del mundo en esas horas porque estaba concentrado en ganar y dejé que mi defensa de campo hiciera lo suyo. Ha sido una serie difícil, pero son los mejores de su país, por tanto parece irreal poder jugar contra ellos.”

En la historia de estos encuentros bilaterales es la tercera lechada que recibe Cuba en 60 partidos, (las anteriores fueron 1-0 en 1990 y 6-0 en 1992), pero pocos colegas y especialistas recuerdan ver un anémico promedio de 169 a la ofensiva, lo cual es una combinación de varias variables.

Este domingo será día de descanso en el tope beisbolero para el traslado de ambos equipos hasta el estado de Carolina del Norte, sede principal de los organizadores y de este evento los próximos días. Allí se jugará en el Complex Training Nacional y el segundo en el Athletic Durham Bull , ambos a las 7:05 de la noche, hora cal.

(Con información de Joel García)

También puede ver este material en:

http://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/cibergonza