20121121124412-marti.jpg

«No hay fábrica segura sino sobre el propio suelo»

(Carta a Mi muy querido Gualterio García. Nueva York, abril 3 de 1894. O.C. 3: 111; EJM. IV: 96)