20121022091149-trasplante1.jpg

Científicos italianos lograron los primeros nefrones (unidades funcionales del riñón) fabricados en laboratorio, un logro fundamental para la creación de “riñones de probeta” y la solución definitiva a los transplantes de este órgano vital.

El éxito científico, realizado gracias a una investigación del Centro Anna Maria Astori de Bergamo (norte de Italia), se publicó en el Journal of the American Society of Nephrology.

“Fuimos los primeros en lograrlo, pero desde luego no los primeros en intentarlo”, subrayó Giuseppe Remuzzi, director de investigaciones del instituto.

“Tuvimos el mérito de intuir que el crecimiento del tejido puede producirse en probeta solo hasta cierto punto, después de lo cual hace falta un ‘anfitrión’ viviente. Hará falta tiempo para pasar de los nefrones al riñón transplantable en el hombre, pero este era el paso más difícil”, explicó.

Los investigadores, dirigidos por Christodoulos Xinaris, partieron de células renales de embriones de ratón, que se hicieron crecer en probeta.

“Encontramos la mezcla justa de factores de crecimiento -explicó Remuzzi- y comprendimos que en cierto punto, cuando las células comienzan a agregarse, es necesario transferirlas al tejido viviente, que en nuestro caso fue un ratón”.

“Otros grupos de investigación se bloquearon en este punto -precisó- mientras esta vez comprendimos cómo hacer crecer también los vasos sanguíneos dentro de los propios nefrones, que así comenzaron a funcionar”.

(Con información de ANSA)