20121020120913-mortalidad.jpg

Por Ricardo R. González

Foto: Carlos Rodríguez Torres

A punto de terminar el año Corralillo, Quemado de Güines, Sagua la Grande, y Ranchuelo mantienen cero mortalidad infantil como resultado de las acciones integrales vinculadas al Programa de Atención Materno Infantil (PAMI).

Entre los factores condicionantes figura el trabajo desplegado por la atención primaria de Salud, así como de los servicios neonatales, pediátricos, y de las unidades de cuidados intensivos por sus aportes para consolidar los indicadores dirigidos a las embarazadas, lactantes, y puérperas.

No menos importante la labor de los hogares maternos, el apoyo de las organizaciones de masas, y las consultas de riesgo preconcepcional a fin de ofrecer el tratamiento oportuno a las gestantes, y aplicarles los métodos y medicamentos que protegen a las féminas de malformaciones congénitas durante la gestación.

Según explicó la doctora Ismary Oliva Machado, funcionaria del PAMI en la Sectorial Provincial de Salud, se implementan nuevos programas encaminados al logro de este objetivo desde la propia adolescencia.

Hasta el jueves Villa Clara lograba una tasa de mortalidad infantil de 4,3 por mil nacidos vivos, que disminuye respecto a lo alcanzado en etapas anteriores.