Facebook Twitter Google +1     Admin

Ramón Veloz (Cuba)

20120817154958-29100839.jpg

Por Ricardo R. González (*)

Su nombre verdadero es Joaquín Ramón Veloz Mosquera, y aunque desde niño despuntó en los vericuetos del arte no es hasta su aparición en los episodios «El espíritu», radiados por la entonces CMQ, que su nombre saltó a la palestra. 

Sin embargo, Ramón Veloz desarrollaba, paralelamente, sus dotes del canto hasta que en la década de los 50 comenzó su trepidante carrera en la propia emisora, y luego en la TV.

Caracterizado por un impresionante registro vocal fue conformando su repertorio, inclinándose hacia las temáticas campesinas.

Por aquellos tiempos conoció a quien más tarde formalizaría matrimonio: Coralia Fernández, que también actuaba bajo los cánones de idénticas líneas.

Nacido en La Habana el 16 de agosto de 1927, aquel actor convertido también en cantante inició sus grabaciones con las principales disqueras de entonces. Velvet, Kubaney. El sello Areito de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), y otras licencias concedidas a España y Venezuela registraron su voz     

Así inició su periplo en el acetato con el consorcio Velvet en 1959, y decidieron titularlo El trovador.

Un repertorio integrado por 12 temas conformaron la placa, y entre sus cortes figuraron Santa Cecilia, Noche de Veracruz, Silencio, En falso, y Desengaño, entre otras.

En ese año también registró en discos otros temas navideños con la orquesta dirigida por el famoso Larry Godoy.

Después siguieron las grabaciones con la firma Guamá bajo el título de Guajiras cubanas, alternando sus presentaciones con Coralia, cuyo punto culminante se alcanzó en el espacio televisivo Palmas y Cañas como anfitriones por largos años del programa de mayor perdurabilidad en la TV Cubana.

Entre los temas que calaron para siempre en su voz figuran Frutas del caney, de la autoría de Félix B. Caignet, El amor de mi bohío (Julio Brito), Junto al palmar del bajío (P. de León), Amorosa guajira (Jorge González Allué). El carretero (Guillermo Portabales), y Los penachos de las palmas, de Celia Romero, muchas grabadas a dúo con su esposa.

Ya en 1967 se presentó con su grupo en la Expo celebrada en Montreal en representación de los colores de Cuba, y aunque estuvo enfermó realizó sus actuaciones con decoro.

Como parte de su discografía la EGREM realizó un long play múltiple en el que, además de Coralia y Ramón, incluyeron a otros valores imprescindibles de la música campesina y del repentismo como Justo Vega, Adolfo Alfonso, y El Jilguero de Cienfuegos. 

Y por esas tristes coincidencias, Ramón Veloz fallecido en La Habana el propio día en que cumplía 59 años: el 16 de agosto de 1986.

Queda siempre su entrega en el más alto sitial del arte cubano.

(*) Nota de Editor: Los trabajos publicados en temas (Artistas) han sido elaborados por este autor, a partir de informaciones de base, sin que consignen la totalidad de detalles, hechos, y personalidades que influyeron en el desarrollo artístico.

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comminervaviera

muy contenta de que se hable de un artista de la talla de el ,pues siempre he creido que a el no se le ha reconocido sus valores como a otros de la musica guajira ej Celina

Fecha: 17/08/2012 18:17.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next