20120716123207-vitrofural.jpg

Por Ricardo R. González
Foto: Ramón Barreras Valdés

El Centro de Bioactivos Químicos (CBQ) de Villa Clara triplicó los compromisos exportables de Vitrofural para el actual año, sin dejar de suministrar las asignaciones a las biofábricas pertenecientes al Ministerio de la Agricultura, y a los centros de investigación de biotecnología agrícola en el país.

Unos mil 750 frascos del esterilizante químico de amplio espectro destinado a la producción de vitroplantas recibieron las empresas foráneas de este producto logrado a partir del G-1, como principio activo obtenido de la caña de azúcar del que Cuba es líder gracias al aporte villaclareño.

El precio de cada unidad oscila entre los 32 y 42 dólares, lo que reportó ingresos al país en el orden de los 54 mil 905 dólares por las ventas al exterior, a la vez que sustituye importaciones al satisfacer los requerimientos de todas las entidades cubanas.

De acuerdo con las explicaciones de la doctora Zenaida Rodríguez Negrín, directora del complejo, y Raquel Hernández González, jefa de comercialización en el CBQ, un solo kilogramo de Vitrofural propicia los medios de cultivo suficientes para obtener un millón de vitroplantas.

En el segundo semestre de 2012 la entidad, adscrita a la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, prevé la inclusión de los llamados biofuncionales en los proyectos exportables.

Estos refuerzan componentes deficitarios o carenciales en el organismo humano como vitaminas, proteínas, antioxidantes, y elementos esenciales encaminados a la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas no trasmisibles o degenerativas, y a mejorar la calidad de vida de la población, entre otras pretensiones.