20120609104037-ok.jpg

Más de cinco horas demoró el acto quirúrgico que requirió un equipo integrado por unas 20 especialidades e instituciones nacionales y provinciales.

Por Ricardo R. González

Foto: Manuel de Feria

Una evolución acorde con la complejidad de los procederes reporta la pequeña Alejandra Rodríguez Granados desde que, en la mañana del miércoles, fuera sometida a un trasplante renal con donante vivo en los propios salones del hospital pediátrico universitario José Luis Miranda, de Villa Clara.

La menor, de nueve años y residente en el municipio espirituano de Cabaiguán, recibió el riñón de su propia madre, Mayté Granados Rodríguez, de 38 años, quien se recupera satisfactoriamente, luego de un gesto altruista y de notorio valor humano sin escatimar sacrificios por su hija.

El proceder constituye el primero realizado en la provincia utilizando los propios salones de la institución pediátrica, un hecho convertido en realidad luego de la acreditación del centro para dicha praxis en 2009.

Con anterioridad se practicaron otros en infantes por disponibilidades de órganos de fallecidos compatibles con sus receptores, y uno en el que recurrieron al riñón de un donante vivo, pero todos realizados en las dependencias del hospital Arnaldo Milián Castro.

Un equipo de multidisciplinas integrado en sistema por unas 20 especialidades e instituciones nacionales y provinciales asumió el acto que demandó la utilización de dos quirófanos por más de cinco horas.

En uno efectuaron los procederes de la extirpación del órgano, y una vez concluida esta fase procedieron al injerto en la menor que llevaba dos años sometida a la purificación de su sangre mediante hemodiálisis debido a una insuficiencia renal crónica en máximo estadio.

Para estos casos con donante vivo se recurre a familiares de primera línea de consanguinidad (padres, hijos, hermanos) que deben cumplimentar diferentes pruebas antes de asumir el proceso.

Por lo general la afección irrumpe en los menores con un retardo en el crecimiento y desarrollo, acompañado de anemias, trastornos en las vías digestivas, náuseas, y pérdida de peso, por citar algunos síntomas.  

Entre las causas de la enfermedad renal crónica aparecen las glomerulopatías primarias (enfermedades propias del glomérulo o parte del riñón que interviene en la producción de orina), aunque no son excluidas las malformaciones de las vías urológicas, los riñones poliquísticos, hipertensión arterial, diabetes mellitus, y otras de acuerdo con las particularidades del paciente.

El costo de un trasplante renal a nivel internacional oscila entre los 20 mil y 30 mil dólares solo en el primer año de realizado, y tiende a aumentar dadas las coyunturas actuales que rigen en el Orbe.