20120225200028-calvino.jpg

El profesor y psicólogo Manuel Calviño se convirtió en una de las sensaciones de esta XXI Feria del Libro en Villa Clara. Hasta la Galería Provincial de Arte llegaron, este jueves,  buena parte de los santaclareños que siguen su programa de televisión, para asistir a la presentación de  Vale la pena, texto editado por la editorial Caminos del Centro Memorial Dr. Martin Luther King, Jr, y que contiene una selección de guiones del espacio televisivo que lleva el mismo nombre.

--Calviño, ¿Vale la pena un libro como este?

--Bueno si va a valer o no la pena depende de los lectores y de que ellos sientan que su vida está allí, que brinde  opciones de hacer de la vida un lugar de más felicidad. Esa constituye la intención que mueve todo mi trabajo profesional, porque más que psicólogo me siento un luchador por el bienestar de las personas y todo lo que pueda hacer para poner a su alcance un instrumento, un medio que los ayude en su batalla por su felicidad, pues lo voy a hacer siempre.

--Es este un libro de autoayuda o un manual para enfrentar la realidad que vivimos hoy.

--En todo caso es un Manuel, que es mi nombre. Los manuales para la vida resultan contradictorios. Cómo puede resumirse la vida a un manual. Uno puede comunicar experiencia, saberes, y compartirlos con otros, pero cada persona es dueño y responsable de su propia vida. Este es un libro para dialogar con hombres y mujeres sobre su vida, la cotidianidad, sobre las cosas que sienten y las que no, sobre las cosas que nos pasan y podrían no pasarnos, sobre las cosas que no nos pasan y deberían pasarnos. Si se trata de un libro de autoayuda, no lo sé. Creo que no hay ayuda que no sea auto, porque nadie ayuda a otro, si este no quiere ayudarse a sí mismo. Pienso que escribí un libro de diálogo, de mirar juntos desde perspectivas distintas y tratar de hacer las cosas un poco mejor.

--Lo que más me ha gustado de su programa es que es muy terrenal, práctico. Y este libro propone una compilación de varios de los guiones de Vale la pena. ¿Qué temáticas reúne?

--Hice una selección apresurada por la urgencia de sacar el libro. Pero hay de todos los temas: las relaciones de las parejas,  del trabajo, del día a día. Porque para mí la psicología no empieza con la ciencia, sino con la vida. Esta ciencia tiene el privilegio de acompañar a la vida con un conocimiento emocional, de modo tal, que lo que hago es eso. Vale la pena es un programa que se escribe todos los días de la semana, de cada mes y cada año; con lo que nos pasa, y eso está reflejado de alguna manera en el libro. Seguramente hay algunas ausencias, estas justifican un segundo volumen.

--Seguro que muchas personas ya lo van a estar esperando.

--Ojalá

--Yo creo que sí porque habitamos en estos tiempos modernos donde la vida se torna más agitada. ¿Será por eso que las personas necesitan con más frecuencia de ayuda emocional?

--La vida contemporánea te absorbe en un sistema de acciones, operaciones que no te dejan mirarte a ti mismo o sentarte a solas contigo. Creo que todo lo que aleja al ser humano de sí se revierte contra él. No estamos más necesitados que antes, solo que antes no lo sabíamos. Ahora tenemos el gran privilegio de saberlo, por lo tanto, el gran compromiso de hacerlo.

--En cuanto a la psicología que se practica en Cuba ¿qué le falta o que le cambiaría?

--Si algo le falta es lo mismo de lo que pudiera carecer cualquier otra disciplina profesional: más desarrollo, más trabajo, estudio,  y sobre todo, más cercanía con la gente. Dejar de pensar que la Psicología debe ser solo cosas de psicólogos, sino que es una ciencia que debe estar al alcance de todos.

 (Con información de Leslie Díaz Monserrat. Periódico Vanguardia)