20120128112612-marti.jpg

(…) ¡quien pudiera con sangre de sus venas comprar la paz del pueblo que ama!

(Correspondencia. Sr. Director de El Partido Liberal. Nueva York, agosto 2 de 1886.)