20120115142846-vacunita.jpg

La población cubana menor de 31 años se encuentra vacunada contra la hepatitis B aguda, una infección severa del hígado causada por un virus que se adquiere por contacto directo con la sangre y otros fluidos corporales como el semen, fundamentalmente.

La información fue ofrecida por la doctora Maira Fonte Reyes, jefa del Programa Nacional de Hepatitis Virales y Vigilancia Epidemiológica en Diálisis del Ministerio de Salud Pública, quien señaló que "este exitoso resultado" se sustenta en las masivas y sistemáticas campañas de inmunización con la vacuna cubana Heberbiovac HB, de una alta eficacia y que brinda protección durante toda la vida, producida por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

Desde 1992 el ciento por ciento de los niños al nacer comenzaron a ser vacunados con la antihepatitis B y, en sucesivas campañas, la inmunización contra este flagelo se extendió a los estudiantes y a grupos de riesgo como los trabajadores de la esfera sanitaria y pacientes sometidos a diálisis, entre otros.

Los resultados obtenidos están a la vista. Mientras que a comienzos de la década de 1990 se diagnosticaron en el país 2 mil 194 personas con hepatitis B aguda, el pasado año se registraron solo 25, todos mayores de 30 años.

A 20 años de iniciado este programa de inmunización, indicó la doctora Fonte, consideramos que la enfermedad está controlada en el país pero continúa siendo un problema de salud, atendiendo a la alta prevalencia de la hepatitis B en los mayores de 30 años y teniendo en cuenta también que el mayor riesgo de contraer esta dolencia es a través de las relaciones sexuales no protegidas cuando en la pareja hay un portador del virus.

Por ello las autoridades sanitarias mantienen estrategias de inmunización y control estricto en las donaciones de sangre, a fin de evitar que los pacientes devenidos crónicos puedan trasmitir la infección a personas aún no inmunizadas.

(Con información de José A. de la Osa. Periódico Granma)