20111015050616-congreso.gif

Por Ricardo R. González

Foto: Carlos Rodríguez Torres

El mito de que el infarto agudo del miocardio (IAM) solo toca a la puerta de personas mayores de 50 años se derrumba como la torre de Babel porque incide, cada vez más, en edades más tempranas.

Lo demuestra uno de los trabajos presentados al evento internacional CARDIOVILLA 2011 en el que especialistas del hospital Ernesto Guevara, de Las Tunas, fundamentan su estudio con 75 infartados que no llegaban a la quinta década de existencia.

Causantes de la dolencia cardíaca son la hipertensión arterial (HTA), la diabetes mellitus (DM), el hábito de fumar, la obesidad, y la hipercolesterolemia o niveles elevados de colesterol en sangre.

Otra de las investigaciones responsabiliza a la HTA como móvil presente en el 72,2 % de quienes presentaron dolor toráxico ante la presencia de un aneurisma o dilatación permanente de la aorta.

Si algo significativo caracteriza a este congreso es la diversidad temática que abarca, además, la importancia de la cirugía vascular —en la que Villa Clara presenta resultados encomiables—, sin descuidar los aspectos preventivos en las enfermedades de las coronarias.

Temáticas relacionadas con la anestesiología dentro de las intervenciones cardiovasculares, el diagnóstico prenatal de las cardiopatías congénitas, y la experiencia acumulada durante 25 años en el Programa de Trasplantes Cardíacos en Cuba  complementan las sesiones que concluyen este sábado en la capital villaclareña.

Renglón aparte para la formación del capital humano de enfermería, y los análisis económicos relacionados con la cardiocirugía y otras ramas afines que resultan sumamente costosas a nivel internacional.

Las jornadas de CARDIOVILLA 2011 cuentan con la participación de más de 200 asistentes, entre delegados e invitados, de España, Uruguay, Argentina, Panamá, Italia, Canadá, y el país anfitrión.

Están dedicadas al aniversario 25 de los cardiocentros Ernesto Che Guevara, de Villa Clara, el «Saturnino Lora», de la urbe santiagüera, y el «William Soler», radicado en la capital cubana.